Reimplantar las facilidades de pago es legal pero poco serio

Aunque no existen impedimentos legales para reimplantar el régimen de facilidades de pago, que quedó derogado al entrar en vigencia la última moratoria, tributaristas y economistas tomaron con pinzas el anuncio y remarcaron que hay que mantener seriedad frente a los contribuyentes cumplidores.

Los asesores del titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos, Héctor Rodríguez, evaluaban la posibilidad de reabrir los planes de facilidades de pagos para presentaciones espontáneas, por considerar que existirían escollos legales.
Sin embargo, el tributarista y ex asesor de la AFIP, Leonel Massad, señaló a El Cronista que "si Rodríguez quiere restituir el régimen especial de facilidades de pago puede hacerlo, del mismo modo que lo hizo en su momento Carlos Silvani, no hay ningún impedimento legal. Además, ahora, la moratoria ya esta cerrada", agregó.

Massad explicó que "con la Resolución 184 -que fue publicada en el Boletín Oficial el 11 de agosto de 1998- se creó el régimen especial de facilidades de pago para impuestos y recursos de la seguridad social. Pero con la Resolución 847 -que apareció en el Boletín Oficial el 29 de mayo de 2000- se derogó el régimen, porque ya estaba en vigencia la moratoria". El especialista recordó que "en el mismo texto del Decreto 93/2000 (de la moratoria) se aconseja dejar sin efecto a la Resolución 184" y sostuvo que "cuando salió la moratoria, la idea era eliminar otras posibilidades a disposición de los contribuyentes para que se acogieran al nuevo régimen.
Era una forma de decir: desde ahora no hay más régimen de facilidades de pago, así que su última oportunidad es entrar en la moratoria", continuó.

Sin embargo, Massad opinó que si se restableciera el régimen "entraríamos en un camino poco serio, porque alguna vez hay que aprender a pagar los platos rotos. Nunca estuve de acuerdo con la moratoria y sí con el régimen de facilidades de pago, pero ahora no lo volvería a poner, porque me preguntaría por qué lo derogaron y para qué hicieron la moratoria", resaltó.
Para el tributarista, "lo peor que se puede hacer es condonar parte de la deuda, porque desincentiva al contribuyente cumplidor, no resuelve el problema del incumplimiento, no encauza la conducta del contribuyente y es un desaliento a los funcionarios que se preocupan por encontrar pruebas de fraude fiscal, que luego quedan condonadas".

La negativa a favorecer al contribuyente que evita el pago de los impuestos también es compartida por los economistas. Carlos Rodríguez, rector de la Universidad del CEMA, sostuvo que "de ninguna manera estoy a favor de un plan que permita refinanciar a los que acaban de entrar a la moratoria, porque ya se le perdonaron las multas".
Sin embargo, admitió que no entiende por qué el Gobierno anuló "el régimen de facilidades de pago, que permitía financiar la mochila fiscal de las empresas a tasa razonables".

Por tal motivo, sostuvo que "restablecer el plan de facilidades de pago es una medida razonable", aunque siempre con el reparo de no favorecer a los que estuvieron ocultos del fisco.

Por su parte, José Luis Espert, economista de José Luis Espert & Asociados, consideró que "en el país del disparate, ésta es una medida consistente. Además, demuestra que la recaudación viene muy lejos de los que necesita el programa para poder cumplir con las metas del FMI".
Según en el economista, "en la raíz de todo, hay desconocimiento de que el problema de la Argentina es el nivel exagerado de gasto público, que produce el atraso cambiario y nos acerca al default. El problema no pasa por cerrar la brecha fiscal, sino por bajar drásticamente el gasto".

Al igual que Rodríguez, Orlando Ferreres, economista de Orlando Ferreres & Asociados, admitió que "no entiendo por qué derogaron el régimen de facilidades de pago" y opinó que "tiene que existir, porque sirve para los que quieren pagar".
Pero advirtió al titular de la AFIP que "el mensaje clave que debe dar es que no habrá nunca más una moratoria, debe transmitir esa imagen, sino, nadie pagará nada".