El impuestazo empezó a rendir frutos

Los economistas consultados por El Cronista no dejaron de reconocer que el resultado de la recaudación de junio mostró que, más allá de la moratoria y el superanticipo de Ganancias, la reforma tributaria empezó a rendir. Destacaron que, si bien la mejora no alcanzará para cumplir el nivel de ingresos pactado con el FMI, acercará los números a la meta fiscal pautada para el año.

DANIEL ARTANA
FIEL

El dato de la recaudación de junio fue muy bueno porque los ingresos extraordinarios fueron muy buenos. En términos de actividad, no es tan claro que hubo una reversión de la tendencia, primero, porque la moratoria no apareció desagregada, con lo que se hace más difícil medir la actividad.
Segundo, porque hablar de que se acelera el crecimiento con los datos de un mes no es serio, es demasiado temprano para hablar de eso. El dato es que la recaudación estuvo bien.
En cuanto al segundo semestre, lo veo complicado, porque para alcanzar la meta de recaudación, ésta deberá crecer 10% en el tercer trimestre y 15% en el cuarto, y hay que tener en cuenta que faltará un anticipo. No se cumplirán los objetivos de recaudación, sí crecerá, pero entre 5% y 10%, en forma más moderada. Tampoco creo que se cumpla la meta de déficit.

Igualmente, es claro que la reforma tributaria está generando más recursos.

JOSE LUIS ESPERT
Espert & Asociados

A partir de los datos de recaudación, de ninguna manera se pueden encontrar signos de que la economía está acelerando su crecimiento. La recaudación, limpia de los sucesos extraordinarios del 2000 y de los del 99, que la perjudicaron, es consistente con lo mal que viene la economía.
Si dividimos el primer semestre en dos, del primer trimestre se puede decir que fue muy malo, mientras que en el segundo se puede ver que la recaudación está creciendo, como consecuencia del impuestazo de fines del 99. Con respecto a este punto, el crecimiento de la recaudación proveniente del paquete impositivo es dos tercios de lo que se había proyectado que crecería, según el impuestazo.

Sí rescato tres puntos positivos: primero, que la moratoria demostró tener éxito, ahora sólo hay que ver quiénes siguen pagando. El anticipo de Ganancias dio lo que Economía esperaba y, en tercer lugar, en junio, aun con todos los ingresos extraordinarios, se cumplió por primera vez en seis meses la meta de recaudación pactada con el FMI. Pero hay que tener en cuenta que nunca más se volverá a repetir este hecho en todo el año. Para cumplir la meta en el segundo semestre, la recaudación debería estar todos los meses $ 500 millones por arriba de la del 99 y no hay chances de que eso suceda. Puede ser que la recaudación crezca, pero no al ritmo que se necesita.

CARLOS PEREZ
Fundación Capital

La información que difundió Economía se preocupa por resaltar que hay crecimiento en la recaudación del IVA-DGI, más allá de la moratoria, y que eso da señales de mejoras en el nivel de actividad. Pero hay cinco puntos que no dejan ver el mensaje: primero, la información no está desagregada, el IVA-DGI anduvo bien, pero el IVA-DGA no viene bien, Internos no creció, tampoco los impuestos sobre el comercio exterior.

Sí crecieron Combustibles. Esto indica que los impuestos que aproximan la evolución de la actividad muestran un comportamiento volátil. La recaudación de junio y del segundo trimestre no me dice nada en cuando a una aceleración del crecimiento. El crecimiento de la recaudación se explica por el mayor anticipo, por la moratoria y por la reforma impositiva, especialmente en Ganancias y Bienes Personales.

No hay un rubro que me indique mayor actividad. Sin embargo, la recaudación vino muy bien, por arriba de lo esperado y, sumado a la caída del gasto público primario observado en mayo, dan una visón fiscal mucho más moderada del cumplimiento con el FMI, y reduce fuertemente el riesgo fiscal. Esto sí es un buen síntoma para el nivel de actividad del segundo semestre, el crecimiento es factible a futuro. Para cumplir la meta de recaudación con el FMI, ésta deberá crecer más de 10% mes tras mes.

ALDO ABRAM
Consultora Exante

Buscar signos de reactivación en la recaudación no es lo más conducente del análisis de los números difundidos anteayer. Sí hay que analizar si existe una tendencia de incremento de los ingresos tributarios para poder cumplir el programa con el FMI.

La recaudación fue muy buena, y decir lo contrario, cuando todos los analistas la subestimamos en nuestras proyecciones, no es serio. Vale recordar que en abril comenzó a crecer la recaudación, en mayo se empinó la pendiente positiva y en junio la tendencia a favor se intensificó, neta del aumento de anticipos y de la moratoria.
Si la tendencia positiva se mantiene y si el Gobierno cumple con el recorte de gasto, se podrá cumplir el tercer trimestre y habrá que analizar el cuarto, aunque siempre podrán posponer algún gasto para el 2001. Esta recaudación nos pone cerca de poder cumplir con la meta de déficit con el FMI.
La tendencia de la recaudación seguirá siendo creciente.

ERNESTO OCONNOR
Fundación Mediterránea

De los números de la recaudación, lo más positivo es que, finalmente, las medidas que tomó el Gobierno para poder revertir el déficit fiscal dieron resultados, por lo menos por el lado de los ingresos tributarios. Los dos cambios que introdujeron en mayo, la moratoria y el incremento del anticipo de Ganancias, dieron vuelta el resultado. Sin embargo, las complicaciones siguen, aunque el número mejora las expectativas.
También hay señales de alerta, como la fuerte caída de los tributos al comercio exterior y la falta de reversión de la tendencia de las importaciones. En cuanto al nivel de actividad interna, creo que hay que esperar para hablar de aceleración, porque hay indicadores contrapuestos. Para cerrar el segundo semestre, la recaudación debería crecer 8% mensualmente.

LUCIANO LASPINA
Broda & Asociados

Si despejamos de ingresos extraordinarios el 99 y el 2000, hay un crecimiento de la recaudación en términos interanuales de 6,5%, es decir, hay $ 255 millones de recaudación extra, que dan la pauta de que existe una tendencia positiva. Sin embargo, no se debe olvidar que junio del 99 es una base de comparación muy baja, dado que los ingresos habían caído 9,5% con respecto al 98, como consecuencia de la fuerte recesión. Por otro lado, tenemos proyecciones de recaudación que están por debajo de las del FMI, aunque hay que ver qué piso de crecimiento interanual de recursos deja la moratoria a futuro.

Más allá de todo esto, la recaudación es buena y deja margen para sobrecumplir el segundo trimestre, cumplir el tercero y, en el cuarto trimestre, Economía puede diferir gastos para mostrar un déficit base caja mejor.