Superávit Fiscal de Junio. Algunos creen que hay números "dibujados"

El superávit del Tesoro divide a los economistas. Para la mayoría es positivo y para otros, no es real, porque toma ingresos que no corresponden. Estas son las opiniones de algunos profesionales sobre las cifras del Tesoro Nacional.

JOSE LUIS ESPERT
Espert & Asoc.

Dado que el acuerdo con FMI es mentira, siempre se va a cumplir con las metas pactadas, así que el superávit anunciado del primer semestre es una mentira. Porque dentro de los recursos se pusieron como impuestos cosas que no son impuestos. Por ejemplo $160 millones de diciembre ’99 como ingresos de enero 2000 o un segundo dibujo de $486 millones producto de las ganancias de capital por la venta de los Cero Cupón. Pero también hubo otras medidas extraordinarias como el impuestazo II que por el aumento del anticipo de Ganancias dio $400 millones y la moratoria que aportó otros $386 millones. Por esto sostengo que con artilugios y dibujos los números del semestre son una mentira. Además este resultado no es de ninguna manera una tendencia del déficit fiscal, que en realidad es mucho mayor al anunciado.
El déficit fiscal que nos duele y dolerá a todos en el 2000, va a ser el doble de lo que el gobierno publique para todo el año: será de $12.000 millones.

EDUARDO RODRÍGUEZ DIEZ
Fundación Capital

No sorprende el dato porque si se suma el buen resultado de junio más el canje de deuda, y la reducción de gato primario de mayo, el menor déficit estaba dentro de los cálculos. Si bien el excedente del semestre no sorprende, si lo que no estaba en línea con las estimaciones fue la recaudación de junio (gracias al efecto moratoria). Ahora bien, todos los buenos resultados no se pueden leer con aumento de actividad por lo que no marca una tendencia para las cuentas fiscales. No obstante ello, no es una cuestión menor y así lo entendió el mercado. Con este desempeño se gana en certidumbre fiscal quebrando así las expectativas sobre los números fiscales. Hay ver cómo impacta esto ahora en los inversores. La lectura del primer semestre es buenos, aunque no sea del todo genuino ya que no responde a un aumento del nivel de actividad. Es bueno por que tengo un mejor colchón para el segundo semestre y ello podría favorecer para que los inversores lo lean como algo positivo. No veo nada que se perciba como n quiebre de la tendencia del nivel de actividad, y es quizás lo que están esperando los inversores, sobre todo del exterior.

ALDO ABRAM
Exante

No me sorprendió el resultado del Tesoro, era esperable dado los montos de los ingresos impositivos de junio. Con los datos del Tesoro, el superávit consolidado debe estar cerca de los 130 millones de pesos.

Todo ello gracias a los ingresos fiscales excepcionales más allá de algunos críticas del mercado. Todas las estimaciones fueron superadas en no menos de 300 millones. Más allá de que el superávit del primer semestre habilita un sobre cumplimiento del tercer trimestre con esto se puede llegar a cumplir con la metas del FMI. Pero para la meta del cuarto trimestre habrá que monitorear muy bien cómo se hacen los recortes de gasto prometidos y si se mantiene la tendencia positiva de la recaudación (sin contar la moratoria y ganancias). No sé si hablar de tendencia pero si que la performance del primer semestre facilita el cumplimiento del tercer trimestre y, si tomamos en cuenta la recaudación del segundo trimestre, mejora el panorama para el segundo semestre.

Esto es muy bueno, por encima del impacto de la moratoria. Creo que el dato relevante cuando se conozcan los números del consolidado, será si la tendencia en el recorte de gastos de abril y mayo se mantuvo en junio y cómo se hizo.