Roque: el peso no esta sobrevaluado

Las conclusiones del Banco Mundial sobre una sobrevaluación de 25% del peso, vertidas en un estudio confidencial sobre el que ayer informó BAE en exclusiva, volvieron a abrir la polémica sobre el tipo de cambio en la Argentina.
Desde Nueva York el ministro de Economía, Roque Fernández, refutó la estimación del organismo y negó que el peso argentino esté sobrevaluado.

"Para nada creo que exista un desequilibrio cambiarlo en la Argentina", sostuvo el funcionario.
En su informe, el Banco Mundial, que preside james Wolfensohn, sostiene que la sobrevaluación del peso se debe fundamentalmente a la fortaleza del dólar. El "desalineamiento", hace dudar sobre el respaldo que la moneda tiene en los fundamentos de la economía del país.
"No conozco el estudio pero no lo aceptaría como una evidencia realista, ya que nosotros venimos creciendo en nuestras exportaciones en términos reales. Pese a la caída de los precios internacionales, nuestro sector de exportaciones es muy dinámico", dijo Roque.

El ministro admitió que la moneda nacional va a tener una ‘depreciación real’ frente al yen y al euro, de la mano de la apreciación que estas monedas vienen registrando frente al dólar. "Esa es la dinámica de los mercados, esto hay que ir aceptándolo poco a poco, algo de volatilidad vamos a tener", expresó.

El informe del BM volvió a poner sobre el tapete una de las principales quejas de los exportadores argentinos, desfavorecidos en los términos del intercambio frente a países corno Brasil, que devalúan su moneda.
El estudio también actuaba la controversia entre los analistas.

El economista José Luis Espert coincidió con las conclusiones del BM. "Sin duda el Peso está sobrevaluado y su supuesta fortaleza no se condice, por ejemplo, con la taza de desempleo que tenemos", dijo el especialista quien agregó que "en los últimos cuatro años, la sobrevaluación del tipo de cambio ha tenido una fluctuación cíclica en como de 25% o más, que se está corrigiendo en el coro plazo por el proceso de deflación".

En este sentido, explicó que las únicas posibilidades para ajustar la moneda son devaluar o bajar los precios -tal como está ocurriendo por la recesión- y consideró que el próximo año el tipo de cambio se volverá a atrasar. "Cada vez que se crece, la moneda se aprecia", dijo.

Discrepancias

En la misma línea de Fernández, el ex secretario de Hacienda, Manuel Solanet, rechazó lo estimaciones del organismo multilateral y sostuvo que para determinar si el peso está sobrevaluado hay que fijarse en los precios relativos, en los que, según dijo, hubo una recomposición en los últimos cuatro años.
También descartó que la devaluación brasileña haya provocado una sobrevaluación del peso. "La devaluación del real lo que produjo fue un desajuste de los precios de Brasil, que hoy están sobrevaluados", opinó.