La Cepal elogió el ajuste fiscal, pero remarcó que perdió equidad

El papel de la política fiscal y las reformas de segunda generación fueron el tema que trajo ayer la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) a Buenos Aires.
La Bolsa de Comercio fue el marco para la presentación de su nuevo trabajo "Pacto fiscal. Fortalezas, debilidades, desafíos", que analiza las finanzas públicas y la gestión fiscal de las economías latinoamericanas, en las que participaron el secretario de Política Económica, Rogelio Frigerio; el subsecretario de Inversión Pública y Gasto Social, Roberto Recalde; el economista Mario Vicens y Ricardo López Murphy, entre otros.

En su trabajo, la Cepal indicó que "hoy puede afirmarse que las finanzas públicas de la región experimentaron progresos significativos. La magnitud del ajuste fiscal llevado a cabo en la región y la brevedad del lapso en que ello se consiguió constituyen un hecho sobresaliente", indicó.
Sin embargo, el secretario adjunto del organismo, Reynaldo Bajraj, remarcó que "hubo progreso, pero no podemos dormir tranquilos todavía".

Entre los fenómenos observados en la región, Bajraj enumeró que "la atención del ajuste fiscal se centró en la reducción del déficit global y se desvió del objetivo de equidad.
También, aumentó la sensibilidad del financiamiento público al ciclo, ya que el gasto se incrementó en los períodos de auge, aunque los incrementos de recaudación parecieran transitorios", agregó.

Con referencia a la tendencia procíclica que tiene el gasto público, José Luis Espert, director ejecutivo de Econométrica, remarcó que "aunque aparentemente la política fiscal sea ortodoxa porque mantiene el porcentaje del gasto en función del PBI constante y porque se gasta lo que se recauda, la región tiene un déficit fiscal que creció 60% entre 1991 y 1997, mostrando que la política fiscal fue tremendamente expansiva".
Una explicación para este fenómeno se relaciona con que "el crecimiento del PBI produjo incrementos de la recaudación y cada peso recaudado se gastó", indicó Espert. Como consecuencia, el economista agregó que "un equilibrio en la cuentas públicas no nos debe dejar tranquilos".

El secretario de la Cepal también se refirió al financiamiento del déficit fiscal. Bajraj indicó que "a pesar de la baja de la deuda pública, la carga es elevada, en especial la del sector previsional". Al respecto, el subsecretario de Financiamiento, Miguel Kiguel, aclaró que "la deuda argentina está bajo control, que está en el orden de 30% del PBI, con 7,8 años de vida promedio".
Por otro lado, Kiguel sostuvo que, respecto de la calificadora de riesgo internacional Moodys, "nos causó un poco de sorpresa la decisión de considerar a la Argentina bajo revisión, pero lo importante es que hay otras tres calificadoras de riesgo que no han tomado esa misma ruta".