Economía atacó duro la calificación de Moody´s

Tanto el secretario de Programación Económica, Rogelio Frigerio, como el subsecretario de Financiamiento, Miguel Kiguel, criticaron ayer abiertamente a la consultora internacional Moody´s por revisar la situación del riesgo argentino y confiaron en que las otras empresas que califican al país no tomen decisiones similares.

Los dos funcionarios, junto con un grupo de economistas de diferentes extracciones, polemizaron ayer sobre la situación económica del país dentro de la crisis financiera internacional, en un seminario organizado por el Instituto Interamericano para el Desarrollo Social y la Comisión Económica para América Latina (CEPAL).

Por lo que se vio ayer, las opiniones sobre la fortaleza del país están divididas. A favor del argumento de que la Argentina está sólida se manifestaron, además de (lógicamente) Kiguel y Frigerio, el economista Mario Vicens, el ex asesor de Roque Fernández, Humberto Petrei, Roberto Recalde y Carlos Molina, del Banco Interamericano de Desarrollo. En una posición intermedia se puede ubicar a Ricardo López Murphy, de FIEL, y José Luis Espert (director ejecutivo de Econométrica). Más críticos, se encolumnaron los aliancistas Pablo Gerchunoff y Daniel Heymann; y Reinaldo Bajraj, de la CEPAL.

Kiguel aseguró que la decisión de Moody´s había "sorprendido" al equipo económico, pero consideró que "lo importante es que hay otras calificadoras de riesgo que no han tomado la misma ruta". El funcionario volvió con un clásico de los hombres de Roque Fernández: "la actual crisis de los mercados internacionales no incidió en la economía argentina como sí lo hizo la crisis del tequila".
En cuanto a la política fiscal, el funcionario subrayó que se produjeron avances "en la evolución del superávit primario, que indica la evolución del déficit excluyendo intereses".

Al respecto señaló que, desde 1996 hasta la fecha, el superávit primario "ha mejorado en más de 1.000 millones de pesos por año, lo que motivó un control del gasto primario y una mejora de los ingresos. Incluso aseguró que esta mejora "se da en una circunstancia en la cual el gobierno está perdiendo ingresos debido a la reforma de seguridad social".
Respecto de la deuda, Kiguel aseguró que la misma "es manejable y está en el orden de 30% del PBI, con muy buena estructura".

También Vicens criticó a la consultora Moody´s por su calificación, opinando que "nada importante se modificó en la Argentina para justificar un cambio en su calificación y consideró como "poco afortunada" la decisión de volver a analizar en plena crisis la situación del nivel de riesgo.
Para Vicens, si Moody´s sospechaba de la situación de las cuentas públicas argentinas, debería haberlo advertido antes de la crisis.
Criticó también la calificación que esa empresa multinacional tiene actualmente sobre el país, insistiendo (igual que Kiguel) en que "es baja", ya que para su visión "no corresponde con la solvencia fiscal del país ni tiene en cuenta que sólo 3% de la deuda vence en el corto plazo".

Bajo Control

En su exposición Vicens habló largamente sobre la situación de la deuda en todo el continente, estimando que (en general y especialmente en la Argentina) el endeudamiento externo está bajo control "ya que los proyectos de inversión están muy limitados y en pocos años no habrá déficit de jubilaciones".

Para el economista, el problema actual de la deuda "viene en gran parte de desequilibrios del pasado".
López Murphy, por su parte, criticó la falta de protagonismo del equipo económico dentro de la crisis asegurando que debía haber salido antes hacia el resto del mundo para explicar por qué la Argentina estaría más sólida.

Criticó además la sanción de la ley de reforma laboral, "que no modificará en nada la situación del mercado del empleo, en momentos en que habría que haber entregado otro tipo de señales". Pronosticó además que se espera "que la crisis continúe bastante tiempo más".

Entre los economistas particularmente duros, fue José Luis Espert, director ejecutivo de Econométrica, quien criticó a la consultora Moody´s "por haberse acordado tarde de volver a estudiar la situación de la Argentina". Según el analista de Econométrica, "la advertencia de Moody´s está bien", ya que en la Argentina y el resto de Latinoamérica "el ajuste fiscal es absolutamente insuficiente y el déficit es aún más fuerte por el sector público".

Diferenció esta situación de la del sudeste asiático, "donde la crisis de la balanza de pagos no vino por el fiscal sino por el sistema financiero". Fue muy tajante sobre el futuro del país dentro de la crisis, asegurando que "obviamente, con todo el mundo en problemas, la Argentina no podrá diferenciarse".