La clave es la inversión

El economista remarcó que éste será el eje al entrar en la tercera etapa del plan, para lograr un crecimiento.

"Al aplicarse el plan de convertibilidad era fácil predecir que habría una etapa de crecimiento acelerado de la economía que se produjo entre abril de 1991 y julio de este año", aseguró a La Gaceta el doctor José Luis Espert, coordinador general de una consultora privada.
Sostuvo que "el crecimiento del PBI se motorizó por el crecimiento del gasto en consumo". "A su vez, esta situación se basa en el ingreso de capitales, el incremento del poder adquisitivo del salario porque desaparece el impuesto inflacionario, el aumento del crédito, la valoración de activos, etc", añadió.

Para Espert "esto llega hasta un momento en que tiende a languidecer; el poder adquisitivo del salario está constante hace nueve meses, no hay valoración de activos desde hace tiempo e, incluso, hubo una fuerte caída en la Bolsa, se atenuó el ingreso de capitales y se advierte un agotamiento de la capacidad de endeudamiento del sector privado".
En consecuencia "el gasto en consumo tiende a aflojar y, por lo tanto, el nivel de actividad". Sin embargo "destacó el economista" el nivel de actividad actual está en el tercer nivel histórico".

-Es decir que el plan de estabilidad como tal ya alcanzó su efecto máximo.

J.L.Espert: La estabilidad en Argentina es altamente reactivante y en la cual todo crecimiento que pueda haber dependerá de la inversión. El consumo ya no puede darnos más que crecimiento del nivel de actividad. Esta inversión será altamente dependiente de las expectativas que tenga el inversor en capital físico respecto del futuro.

-¿Hay interés en invertir?

J.L.Espert: Hay un crecimiento de la inversión pero se trata de una inversión esencialmente asociada al proceso de privatizaciones. La otra inversión no es hasta ahora de gran magnitud.

-¿Qué pasará con la recaudación impositiva y por ende con las cuentas fiscales si se estanca el nivel de actividad, aún en una cuota alta como la que usted señala?

J.L.Espert: Si la Argentina no tiene superávit fiscal no es un país viable. El asentamiento del nivel de actividad hace que también se aumente el nivel de recaudación. Por lo tanto a partir de este momento se torna crucial el monitoreo del gasto. Desde el cuarto trimestre del año pasado hasta ahora, se ha podido mantener un superávit operativo en pesos, que es lo que realmente interesa en el plazo para decir si es un país viable. Hubo más ingresos pero también hubo mayores gastos. A partir de este momento el nivel del gasto ya no puede seguir creciendo.

-¿Se puede bajar el gasto desde los niveles actuales?

J.L.Espert: Para que las personas de niveles medios y bajos sigan votando este modelo, es necesario que crezcan los gastos en educación y salud. La Argentina tiene una tendencia a tener un gasto más alto y, por lo tanto, el gobierno deberá pensar qué gasto alternativo se reduce porque la recaudación tiende a mostrar cierto estancamiento junto con el nivel de actividad.

Queda como elemento condicionante la lucha contra la evasión en la que se puede hacer muchísimo todavía. El aumento que regirá desde octubre en la alícuota del impuesto a las ganancias también agregará mayores fondos.

-Se dice que ahora comenzaría un momento de mayor tensión social, quiebra de empresas, etc?

J.L.Espert: Cuando se llega a detener el aumento de la actividad y se pasa al momento de la inversión, este modelo empieza a mostrar quiénes son los que pierden. Desde un punto de vista conceptual, los perdedores son los ineficientes que, en general, tienden a patalear más que los eficientes. También algunos sectores lanzan sus protestas con razón porque están postergados desde hace muchísimo tiempo como, por ejemplo, los docentes y los jubilados.

Este modelo también es intensivo en quiebras. El boom de consumo disimula al que produce en forma ineficiente porque la locura por descomprimir el consumo postergado desde la época de fuga del capital, favorece a todos por igual. Ahora, en cambio, se comienza a consumir lo que realmente está mucho más barato en términos relativos.
La importación comienza a sentirse más que antes porque se sustituye la producción doméstica ineficiente por el producto importado. Veremos que este modelo empieza a crujir: habrá varios Hisisa por mes. Se requerirá que el gobierno exprese una enorme voluntad política para mantener el rumbo. La mayoría de los planes de estabilidad que fallaron hasta ahora reconocen su falla en el aumento del gasto público como compensación de la detención del gasto privado cuando se aumentó el nivel de actividad.

-En este contexto ¿la suba de la Bolsa también pertenece al pasado?

J.L.Espert: No, nosotros creemos que la Bolsa subirá tenuemente y planteamos que el escenario es moderadamente optimista porque el tándem Menem "Cavallo confrontará con aquellos sectores que reclaman por qué comenzó a crujir el modelo. Hay que monitorear día a día pero si el gobierno confronta más de lo que negocia se puede esperar una buena performance de la Bolsa hasta fin de año".