Las deudas no nacen de un repollo, que se tiren la pelota es ridículo porque todos fueron culpables

Entrevista con Clarín

José Luis Espert: “Las deudas no nacen de un repollo, que se tiren la pelota es ridículo porque todos fueron culpables ”

El diputado liberal insiste en acentuar el rol del déficit fiscal en la crisis de deuda. Afirma que la explicación del ministro Guzmán a los gobernadores fue “de terror, una vergüenza, una falta de seriedad absoluta”.

Jose Luis Espert - Foto 2022
José Luis Espert. Foto: Juano Tesone.

Periodista: Jazmín Bullorini

Tras un 2021 de recorridas de campaña, el diputado nacional José Luis Espert quiere “disfrutar de estar en casa” junto a su familia y el labrador chocolate de 4 meses -su primer perro- que ya copó la galería de fotos de su celular.

“Me gusta enero en Buenos Aires y suelo tomarme febrero, cuando la Costa está más despejada”, asegura el legislador liberal, que de Twitter nunca se toma vacaciones. En los últimos días se cruzó tanto con oficialistas como opositores y le reclamó al ministro de Economía, Martín Guzmán, que asista “urgente” al Congreso a debatir la negociación con el Fondo Monetario Internacional.

– ¿No fue suficiente la explicación que dio ante gobernadores?

– Fue de terror. Una vergüenza, una falta de seriedad absoluta. Si el ministro considera que hay una discrepancia entre el sendero de baja de déficit que el Gobierno está dispuesto a hacer y el que el Fondo espera, mínimamente tiene que explicar dónde está esa diferencia, cuáles son los números. No presentó nada. El Presidente debe convocar a extraordinarias y Guzmán tiene que ir al Congreso a mostrar cifras concretas y discutir en serio. Está claro que no va a ser fácil, pero solo con sarasa el acuerdo con el Fondo tiene menos chances que yo de ir a la luna en sunga.

– ¿Es cuestión de más tiempo o de consenso político? 

– Hay una discrepancia que es de fondo. Guzmán cree, y se lo escuché decir, en lo virtuoso de tener déficit fiscal. Pero el único país que tiene déficit durante mucho tiempo es Estados Unidos, que emite dólares, la moneda que todo el mundo quiere. Los países normales saben que no pueden tener déficit eternamente. Pero acá discutimos la ley de gravedad. Y el Fondo, lógicamente, quiere garantizarse el cobro de la deuda, sin importarle demasiado si lo hacés con más impuestos o con menos gasto.

– ¿Cree, entonces, que puede no haber acuerdo con el FMI?

– El no acordar es un escenario al que hay que asignarle cada vez más probabilidad. Si hace un año la chance era de un 10%, hoy es del 50%. Una cosa es acordar y otra es un default de la deuda. El problema es que hoy, no acordar implica un default debido al tamaño de esa deuda.

– Este endeudamiento se contrajo durante el gobierno de Cambiemos. ¿Qué responsabilidad tiene la oposición y qué actitud deben tomar?

– Es cierto que el último gran endeudamiento fue con (Mauricio) Macri y con el FMI. Pero hace 60 años que Argentina tiene déficit y, por lo tanto, aumento de la deuda pública. Las deudas no nacen de un repollo, surgen del déficit. Y no ha habido un solo gobierno que nos haya desendeudado en serio. Que se tiren la pelota me parece ridículo porque todos fueron culpables. Es un problema crónico, como el de la inflación. El Congreso también es responsable porque todos los años sanciona presupuestos deficitarios.

– ¿Qué postura va a tener usted?

– Tengo una línea muy fina de acción. Porque no acordar con el Fondo implica un default, o sea, una crisis gravísima. Pero acordar a costa de subas de impuestos es ir contra el ciudadano que no da más. Hay que lograr acordar y que el ajuste venga por el gasto público, cosa que nunca ocurrió en Argentina.​

– Con el recambio legislativo la oposición se unió e hizo caer el Presupuesto. Pero después fracasaron en aprobar el proyecto que querían de Bienes Personales. ¿Qué Congreso imagina a futuro?

– Así, impredecible. No tomaría lo que pasó con el Presupuesto como ejemplo de unión en la oposición porque no tuvimos un acuerdo previo de no votarlo, fue surgiendo. Sin embargo, a la luz de los resultados de las últimas elecciones y de cómo va cambiando el discurso de Juntos, de a poco el debate se va torciendo hacia un lugar de más sentido común y menos disparate. En ese sentido puede haber alguna chance de acordar algunas cosas, pero en ese caso no será de manera orgánica, sino para cada ley puntual.

– ¿No cree que los discursos violentos atentan contra algunos acuerdos generales básicos que se necesitan?

– Yo no creo que tengamos un discurso violento. En todo caso representamos el hartazgo del ciudadano con un sistema que lo hunde cada vez más, que lo enloquece de impuestos, de trámites burocráticos, de inflación, tarifazos, inseguridad, falta de educación, paros, cortes de ruta, de calles. Nosotros representamos ese enojo de la gente. Y estamos acá por eso nada más, para solucionar los problemas concretos. Y eso no es un tema ideológico, es cuestión de respetar un Estado razonable, que cobre impuestos razonables, con leyes laborales que no asusten a empresarios a tomar gente, y que permita a las empresas competir con el mundo.

– ¿Por qué no lograron con Javier Milei armar un bloque liberal conjunto?

– El decidió emprender un camino solo. Yo lo recibiría con los brazos abiertos para armar un interbloque, pero él es el que tiene un proyecto muy personal y yo se lo respeto.

-¿Está conforme con su salto a la política y el debut como diputado?

– Me encanta. Soy una persona de hechos, no me gusta quedarme en la palabra, y después de estar viendo y analizando los vicios de los presupuestos durante 30 años como consultor económico, haber tenido la posibilidad de estar en el debate, de accionar y votar en contra, es una nueva etapa. Y el trato con los otros legisladores es distante pero respetuoso. El personal del Congreso me sorprendió para bien, son divinos.

Rap, gimnasio y un perro economista

El economista José Luis Espert cumplió 60 años días después de la elección general de noviembre y los celebró en una “mini luna de miel” en Villa La Angostura, con su mujer, “Mechi”, a la que cariñosamente llama “la divagante”.

“Tiene toda la onda, es divina, y somos muy compañeros”, asegura. Entre lo que comparten está la pasión por la música. “Somos bastante melómanos. Y con Spotify es fantástico porque podés investigar toda la obra de artistas. Escuchamos, por ejemplo, al rapero Post Malone, que nos gusta, y nos ponemos a leer qué es de su vida”, cuenta.

A la hora de los libros prefiere la ficción sobre los ensayos y el deporte nunca lo abandona. De joven compitió jugando al rugby, al fútbol, al tenis e hizo lucha libre. Ahora corre o acompaña a Mechi a spinning y aprovecha a hacer musculatura.

Su perro cachorro es la novedad de la casa. “Es un santo, súper cariñoso”, asegura. Se llama Milton por el economista estadounidense liberal y premio nobel, Milton Friedman.

Fuente: https://www.clarin.com/politica/jose-luis-espert-deudas-nacen-repollo-tiren-pelota-ridiculo-culpables-_0_Az4EHAQNj.html

 

José Luis Espert

José Luis Espert

Doctor en Economía

TESIS DOCTORAL
PAPERS
DIPUTADO NACIONAL
Libros
LA ARGENTINA DEVORADA
LA SOCIEDAD CÓMPLICE
NO VA MÁS
CADENAS INVISIBLES
Prensa
ARTÍCULOS
TELEVISIÓN
RADIO
Scroll al inicio