De Buitres y Carneros

01 Jun
0

Enlos últimos 40 años hemos tenido cinco crisis económicas de mayor o menor intensidad. El Plan de Inflación 0 de Gelbard (emisión monetaria para financiar el déficit fiscal) terminó en el Rodrigazo con un cúmulo de tarifazos y una devaluación salvaje del peso. "La tablita" de Martínez de Hoz (deuda externa para financiar el déficit fiscal), en las descontroladas devaluaciones de Sigaut. El Plan Austral (reservas del BCRA), en el Austral II (emisión monetaria). El Plan Primavera, en hiperinflación. La convertibilidad (deuda externa) en la peor crisis de nuestra historia y "el modelo de la década ganada" (emisión monetaria y uso de reservas), en estanflación, fenómeno que no sufríamos desde hacía décadas y casi ningún país razonable del mundo experimenta hoy.

Es claro que las crisis anteriores tuvieron que ver con crisis de financiamiento del déficit fiscal. Es más, el déficit que quebró a cada uno de los anteriores planes económicos viene decreciendo a lo largo del tiempo y demuestra que el Estado argentino tiene, tendencialmente, cada vez menos crédito tanto interno como externo para financiar sus desaguisados fiscales. Para ponerlo en criollo: lamento informarle a la progresía que el déficit fiscal es cada vez menos reactivante y más procrisis.

El Rodrigazo ocurrió con 12% del PBI de déficit fiscal. El fin de "la tablita" con 11%; la hiperinflación, con 8,5%; la crisis de la convertibilidad, con 7%, y la "década ganada" terminó con el cepo cambiario cuando el desequilibrio de las cuentas públicas llegó a 4% del PBI.

Razones no les faltan a los oferentes de crédito para tener cada vez menos deseos de financiar al Estado argentino. La sucesión de licuaciones de ahorros, punciones de depósitos, defaults de la deuda pública y pesificaciones asimétricas ha estado a la orden del día con el mismo argumento (y sin sonrojarse) del "mandato popular" que previamente justificaba el déficit fiscal por motivos sociales y de reactivación económica. Esquizofrénico.

Pero si la recaudación de impuestos era de 16% del PBI hace 40 años y hoy, debido a una sumatoria infinita de impuestazos decididos por la clase política de los sucesivos gobiernos, es de 36% del PBI, quiere decir que aquellas crisis fueron por un exceso de gasto público (que es corrupto y clientelista), no por una magra recaudación.

¿Quién decide ese nivel de gasto público que genera crisis de manera cíclica, causándonos (entre otras razones) una decadencia secular? De nuevo, la clase política que todos los años lo vota en los presupuestos que sancionan el Congreso Nacional, las Legislaturas provinciales y los Concejos municipales.

El número de políticos que realmente decide ese gasto público de mas de 40% del PBI (hoy en $ 1.700.000 millones anuales) no debe superar los 2000 en todo el país. A su vez, ese gasto público va dirigido a un total aproximado 13 millones de personas que, en su mayoría, votan. Ese número se compone de 3 millones de empleados públicos, 6 millones de jubilados y 4 millones de beneficiarios de planes sociales.

O sea que 2000 personas -0,005% de la población total-, dedicadas a una política profesional que busca sólo el enriquecimiento personal y el poder, deciden directamente sobre la vida de 1/3 de los argentinos y sobre un gasto (consumo más inversión) que representa 40% del PBI. El 60% del resto del gasto que es el PBI, también afectado por los impuestos que le impone la clase política, lo realiza el sector privado, compuesto por 27 millones de personas (2/3 de la población) que no tienen un líder que los represente como sí los que viven del gasto público: la corporación política. Esto sí que es inequidad distributiva.

Por eso, cuando se trata de subir impuestos, tarifas o devaluar, hay más "consenso" que cuando se trata de echar un empleado público. El lobby de la corporación política tiene claro que su negocio es velar primero para que el gasto público nunca baje y luego, muy en segundo lugar, vienen las disputas políticas entre sus miembros.

En la Argentina, la palabra "ajuste" se usa sólo para describir una baja de gasto público, pero nunca si la gente de a pie en el sector privado no llega a fin de mes como consecuencia de la inflación (provocada por el financiamiento monetario de los déficits fiscales producto del aumento del gasto público por encima de la recaudación) o si un empresario privado suspende o despide gente porque no da más de la presión impositiva, los costos laborales y los precios y cortes de la energía.

Pero no cansados con haber "vacunado" a los privados con impuestos salvajes, inflación, devaluación y la falta de crédito para financiar un gasto público corrupto y clientelista, la clase política va por más, por no decir por todo.

Con el envión del acuerdo con el Club de París y para evitar los malos ratos que el financiamiento monetario del déficit fiscal le trae con el dólar blue y la pérdida de reservas (fines de 2013) o la recesión que causó el cambio de financiamiento hacia más deuda interna con las Lebacs que el BCRA coloca a los bancos (desde fines de enero de 2014), el Gobierno (Nación y provincias) hará todo lo posible para emitir deuda externa. El gasto público se mira y no se toca.

Comments

    No Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Fields marked * are mandatory.