"No se tolera un gasto público que crece a un 30% anual" (*)

20 Mar
0

El economista sostiene que las licencias no automáticas para importaciones permitirán crecer medio punto del PBI, pero el costo será dos puntos más de inflación. Asegura que es necesario encontrar otra forma de luchar contra la pobreza que no sea dadivosa.

José Luis Espert es presidente del Grupo Consultor Espert y Asociados y es uno de los analistas que plantea una revisión del rumbo de la economía nacional. No infiere que el modelo implementado desde hace casi ocho años, con matices de la gestión previa de Eduardo Duhalde, lleve a un desenlace caótico teniendo en cuenta el escenario internacional. Pero si pide cambios.

El aumento del gasto público y de la emisión monetaria, sumando a la subas establecidas de los salarios, según el economista, son los tres elementos que acompañarán hasta 2012 la marcha de la política kirchnerista, pero será un esquema que ya no mostrará solidez a partir del 2014.

"No se tolera un gasto público que crece todos los años al 30% anual. Y en 2011 será del 40% al ser un período electoral. Es un modelo inconsistente e insostenible. Pero no significa que terminará en un caos como en 1989 o en 2002. Alguien en algún momento tendrá que hacer una corrección fiscal, monetaria y cambiaria, en un escenario complejo", dijo el experto a LA GACETA.


– La inflación elevada forma parte del modelo. ¿Hasta qué punto es cierto?

– Un modelo económico con inflación de un 30% no significa que explotará o que vaya a volar por los aires. Hay países que tuvieron una inflación del mismo nivel o más, durante décadas. El tema es que la han acompañado con una devaluación importante a medida que avanzaba el aumento de precios, cosa que aquí no está ocurriendo. Sí se requiere una revisión. El retraso cambiario que acumula la Argentina es del 25% por año, y eso es insostenible.


¿En su opinión hasta qué período se sostendrá la economía?

En 2011 la Argentina crecerá un 7%. En 2012 vamos a crecer un 3% o 4%. Entre 2014 y 2015 habrá alguien que comenzará a devaluar un poquito, con un aumento chico del gasto público para atenuar los efectos de una devaluación.


El escenario político después de las elecciones de este año puede influir en esa proyección económica?

– La gran diferencia entre la oposición y el kirchnerismo es cuanto menos salvajes son desde el punto de vista institucional. Porque las ideas económicas son parecidas. Los diferencia el grado de salvajismo, de violencia ideológica, el rencor, la manera inescrupulosa de hacer negocios. La gran propuesta de la derecha argentina, representada por (Francisco) De Narváez es nuevos planes sociales para luchar contra la pobreza. ¿Qué estuvieron haciendo durante estos ocho años? Lo mismo. Asumieron con este cuento en 2003 y todos vienen diciendo lo mismo. Fracasó esa manera de luchar contra la pobreza. Es evidente que hay que idear otra manera de luchar contra la pobreza que no sea esta forma dadivosa.


¿De qué manera impactarán las nuevas Licencias No Automáticas (LNA) de importaciones?

Permitirán crecer medio punto, pero el costo será dos puntos más de inflación: antes era un 6,5% y ahora es un 7%; antes un 25% y ahora es un 27% de inflación.


Eso generará reacciones internacionales…

Eso es otra consecuencia. Nos vamos a pelear con medio planeta. Pero eso a los Kirchner les encanta.


El Gobierno afirma que las trabas a las importaciones se implementan para defender la producción nacional…

Crecer más y más inflación, y más peleas son las consecuencias inmediatas. Desde el punto de vista conceptual es ridículo lo que hace el Gobierno. Lo hace porque las reservas del Banco Central empezarán a caer, o dejar de crecer desde otro punto de vista, como consecuencia del derrumbe del superávit de la balanza comercial, que fue de U$S 12.000 millones en 2010 y será de U$S 7.000 millones como mucho este año. Se derrumba la balanza comercial a raíz del crecimiento de las importaciones al 40%, originado por el boom de la demanda interna. Esa demanda se debe, a su vez, a que el Gobierno emite moneda a un 35%, eleva el gasto público a un 40% y el salario a un 30%. Esas tres cosas permiten un crecimiento de la producción interna del 6% y el 7%. Es imposible que ante semejante impulso estatal sobre la demanda doméstica no haya incremento de las importaciones. Es una moneda de dos caras. La buena es el boom de actividad económica, de la demanda interna. Y la otra, la no tan buena, es que habrá un derrumbe de la balanza comercial y se dejará de acumular reserva, o a lo mejor se pierden.


¿Mayor consumo implica endeudamiento en la economía doméstica?

Hay un endeudamiento importante bajo esa expectativa. La gente sufre por la ilusión monetaria. Cuando le dicen a un trabajador bajo convenio colectivo que su sueldo crece un 25% o 30%, cree que estará mejor en término reales; cree que su sueldo crecerá en ese orden, y gasta por los aumentos y se endeuda cada vez más. Sin dudas, el endeudamiento es un límite al consumo.


¿Cuál debería ser el enfoque de la lucha contra la pobreza?

La experiencia internacional de lucha contra la pobreza demuestra muchas cosas. La política redistributiva tiene un límite; no se puede matar al campo para que produzca alimentos baratos; el Gobierno le pega tanto palos que termina teniendo alimentos caros, como la carne. De tanta agresión, deja de producir carne y se vuelca a la soja. Pero tiene su límite. Hay que tener políticas distributivas que permitan darle al pobre alimentos en la mano, subsidios genuinos. Aquí, la verdadera política de lucha contra la pobreza e indigencia es entregarle gratis la comida y ser un gladiador contra el sector privado y el campo. Y en el mediano y largo plazo no hay como luchar contra la pobreza si no es con la educación y salud básica, y lograr un crecimiento durante décadas a una tasa importante. Aquí, sacamos 9 millones de personas debajo de la línea de la pobreza, pero hicimos ingresar nuevamente a la mitad como consecuencia de la alta inflación. Si sigue así, en tres años más se perderán todos los logros conseguidos en los primeros años. La inequidad distributiva es la misma de los 90.

(*) http://www.lagaceta.com.ar/nota/426723/Economia/No-tolera-gasto-publico-crece-30pc-anual.html

Comments

    No Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Fields marked * are mandatory.