Superávit de cuenta corriente se redujo un 33% en el 2° trimestre

La cuenta corriente de la balanza de pagos cerró el segundo trimestre con un superávit de u$s 3.097 millones, lo que representa una caída interanual del 33%, frente a los u$s 4.637 registrados en igual período de 2009. De acuerdo con los datos entregados ayer por el INDEC, el superávit fue originado por el saldo favorable de la balanza comercial de u$s 6.005 millones, compensado parcialmente por el déficit de rentas de la inversión. Durante el primer semestre la cuenta corriente tuvo un superávit de u$s 2.778 millones.

A su vez, las reservas internacionales aumentaron u$s 2.104 millones en el segundo trimestre. En tanto, la cuenta financiera presentó un ingreso neto por u$s 185 millones, un cambio importante comparado con el egreso neto de u$s 4.113 millones que hubo durante el segundo trimestre de 2009.

Más allá de que la salida de dólares disminuyó sustancialmente, la caída del superávit preocupa a los expertos. A continuación, tres destacados economistas evalúan las principales consecuencias de estos cambios en la balanza de pagos:

José Luis Espert (Espert Consultoría Macroeconómica)

Nuestra estimación para el primer semestre está dentro de lo publicado por el INDEC. Lo que se nota es un gran cambio en la balanza de pagos durante el primer semestre, respecto del 2009. En la primera mitad del año se perdieron reservas y en éste se ganaron y muchas. Teníamos un superávit de cuenta corriente importante y ahora cayó a menos de la mitad. Hubo una caída en la salida de capitales que más que compensó el deterioro de la cuenta corriente. Este deterioro en la balanza obedece al boom de consumo motorizado por el Gobierno que, a su vez, provocó una avalancha importadora. El otro motivo por el cual cayó el superávit es el giro de utilidades y dividendos de las filiales argentinas de las matrices extranjeras. Un 60% de la caída en la balanza responde al boom importado y un 40% a este segundo punto. En el año la cuenta corriente va a ser muy parecida a la del primer semestre de 2010, porque veremos un último trimestre muy equilibrado que se anula de la ecuación. La lectura es que economía va rumbo a un déficit en la cuenta corriente. Ya a fines de 2010 desaparecerá el superávit y en 2011 ya habrá déficit.

Camilo Tiscornia (Castiglioni, Tiscornia y Asociados)

El dato más importante es que otra vez se mantiene la cuenta capital positiva. Tuvimos varios trimestres de salidas de capitales. Tanto en el primero como en el segundo el saldo fue positivo. Sin embargo, se perdió algo en el saldo comercial, porque aumentaron las importaciones. Está todo dentro de lo esperado. Para el cierre del año, la cuenta corriente va a andar peor, porque ya pasó el pico de la cosecha de soja que fue durante el trimestre pasado. Lo que también vemos es que sobrarán dólares para sostener el tipo de cambio y mantener la política monetaria actual. La gran duda para el año que viene tiene que ver con la fuga de capitales. Hay que tener en cuenta que tendremos elecciones y eso en la Argentina genera más dudas que las variaciones externas.

Nadin Argañaraz (presidente del Instituto Argentino de Análisis Fiscal)

Los números están en línea con lo que uno esperaba para el segundo trimestre del año. En julio y agosto comenzó a disminuir la fuga de capitales. En este período se realizó de la liquidación de las exportaciones primarias, especialmente de la soja. Este ingreso de dólares, más la cuenta financiera, es lo que posibilita que el Estado aumente el número de reservas. En lo que resta del año va a ser clave seguir el comportamiento de la balanza comercial. Igualmente, hay una porción de la cosecha de soja que no ha sido exportada todavía. Al cierre de 2010 vamos a tener un saldo de balanza comercial del orden de los u$s 13.000 millones. El stock de reservas le sigue agrandando espalda al Gobierno para mantener el valor del dólar.