Un robo del siglo más…y van? (*)

A veces los Kirchner dicen la verdad. Es cierto, como sostienen, que no llegaron a la Casa Rosada para dejar sus retrógradas convicciones setentistas en el cordón de la vereda. En el raquítico lapso de un lustro han aniquilado el crédito público externo con la reestructuración salvaje de la deuda pública de 2005 más el dibujo de la inflación en el INDEK desde 2007.

Ya tenemos el gasto público y la presión impositiva más altos de la historia con un Estado que se la pasa tratando de redistribuir el ingreso y rompiendo mercados de manera tan profunda que nuestro sistema de precios ya es una entelequia más ridícula que la venida de los u$s 25.000 millones chinos.

Protegemos tanto a nuestra industria que sólo comerciamos con Brasil y en cualquier momento vamos a cambiar la ventaja comparativa y terminaremos importando carne, leche, huevos, quesos, petróleo y gas. Ya tenemos en manos del Estado el agua, el correo, los radares, Aerolíneas. La verdad, son auténticos revolucionarios…para llevarnos a cada vez más retroceso.

Pero muchas veces mienten para llevar a cabo su plan de redimirnos a los argentinos de las malditas políticas neoliberales de los ´90. La perla de ayer por la tarde fue la reestatización del sistema previsional, eliminando el sistema de AFJP creado en 1993 con el falso argumento que han fracasado. En realidad, es difícil que algo que termina financiando al sector público (las AFJP) de un país progre al extremo de lo rancio y que vive en default, pueda ser sostenible. Siempre será el culpable de las suspensiones de pagos de la deuda pública, de las devaluaciones y de las pésimas rentabilidades para sus afiliados, cuando la verdad es que la mayoría de los argentinos quieren que el Estado siga proveyendo la seguridad social para estafar casi de manera serial a generaciones y generaciones de jubilados y pensionados. Y los Kirchner ayer les dieron el gusto.

Gusto muy caro. El agujero fiscal del sistema previsional de reparto cuando se lo mide por la diferencia entre sus ingresos provenientes del impuesto al salario con fines previsionales (11% de aporte personal para los empleados en relación de dependencia y 16% de contribución patronal) por $54.000 millones anuales (2008) y pagos de jubilaciones y pensiones por $61.500 millones, alcanza los $7.500 millones (0.7% del PBI). Si el gobierno puede mostrar $10.000 millones de superávit en 2008 será porque el sistema recibe $17.500 millones de rentas generales, es decir de IVA, Ganancias, Impuesto a los Cigarrillos y Combustibles.

¿Y el superávit gemelo fiscal? ¿para qué todos los meses una conferencia de prensa mostrando megasuperávits fiscales que son una planilla de Excel dictada por los Kirchner al Ministro de Economía Carlos Fernández? Es obvio que no hay superávit fiscal a la luz del zarpazo final que el gobierno le dio ayer al sistema de fondos de pensión. Ya había comenzado tímidamente el año pasado con el ataque de "liberalismo" que tuvieron los Kirchner cuando plantearon la obligatoriedad de que los afiliados a las AFJP se tuvieran que ir a reparto sino optaban explícitamente por capitalización (luego transformada en ley por el levantamanos del Congreso) y que les permitió recaudar casi $8.000 millones de stocks de acciones, bonos y depósitos para cerrar la caja fiscal de 2007.

Ahora se van a hacer de $13.000 millones anuales que antes recaudaban las AFJP para el fondo de jubilaciones y pensiones y $1.100 millones anuales de disminución del gasto en intereses que ahora el Tesoro le "pagará" al ANSES. Mejora en el resultado fiscal de 2009: $14.100 millones o 1,1% del PBI que terminará transformándolo en superavitario por $5.300 millones cuando el consolidado (Nación más Provincias) tendía a un déficit global $8.800 millones. Además, tendrán un ahorro de $2.000 millones (u$s 600 millones) de amortizaciones de bonos en manos de las ahora en vías de extinción AFJP. Total de mejora de caja para el próximo año por la creación del SiPE (Sistema Previsional Argentino): $16.100 millones o u$s 4.600 millones.

Para tener una idea más profunda de este "numerazo", basta mencionar que los vencimientos de deuda pública relevantes para 2009 eran de u$s 8.000 millones, el resultado primario de la Nación iba a andar cerca de los u$s 5.500 millones de superávit (lejos de los ridículos u$s 11.000 millones del Proyecto de Presupuesto), que el superávit comercial del próximo año será superavitario por sólo u$s 6.600 millones (el gobierno piensa en u$s 12.000 millones) y que lo que el gobierno piensa recaudar si realiza el canje de deuda con los holdouts y los préstamos garantizados son u$s 3.600 millones. Pero la "bombita" de tiempo fiscal que nos hemos comprado para el futuro cuando los activos de hoy se jubilen es del tamaño de un meteorito. Y falta ver todavía la caída inmediata que habrá en el crédito privado (crowding out).

Con los anuncios de la Presidenta, a los afiliados a capitalización les borraron de un plumazo su fondo de pensión (confiscación de acá a la China) y se lo "sustituyeron" por una jubilación en el Estado que teóricamente depende de su antigüedad, sus años de aportes y su salario en la etapa activa pero que en realidad estará sometido a los caprichos del señor feudal que le toque soportar en la Casa Rosada. Y el verdadero motivo es que al gobierno le estaba costando mucho levantar el cash necesario para pagar los u$s 17.000 millones de deuda pública que hoy están pasando desde las AFJP al ANSES. Se estaba transformando en molesta.

¿Y si los depósitos se ponen quisquillosos? La gente podría pensar que algo similar ocurrirá en el futuro con la plata puesta en los mismos bancos (dueños de las ahora finiquitadas AFJP) que perdieron todo su capital con la caída en picada de los precios de los bonos del gobierno por el riesgo de default que hay. Y esto no es ciencia ficción, ha pasado varias veces en Argentina.

Finalmente, siempre es importante volver a un tema central que hace a nuestra secular decadencia como nación. Con un pueblo que merced a cómo la clase política le ha destruido la educación para proponerle cualquier disparate y que además la voten, la elite que gobierna o tiene peso en las decisiones de poder, es determinante de nuestro derrotero ¿Qué es lo que vemos hoy de ella?

El jefe de la UIA, Juan Carlos Lascurain (ayer presente en el ANSES), se queja hoy amargamente del atraso cambiario pero la entidad fabril nunca abrió el pico en los 5 años en los que se producía el abaratamiento del dólar por el desastre fiscal, energético y de salarios que los Kirchner han causado en el último lustro. ¿Por qué? estaba haciendo su "veranito" de economía cerrada y demanda inflada a sabiendas que el día que tuviera problemas volvería a repetirse la historia de hacer lobby y conseguir más prebendas.

Del mismo modo, en los años dorados del modelo productivo que hoy está languideciendo, las AFJP permitieron que los Kirchner les sentaran en el sillón de la presidencia de la UAFJP a Sebastián Palla, uno de los negociadores argentinos de la reestructuración de la deuda más salvaje que recuerde la historia humana ¿Que pretendían? ¿Que les entregara de regalo un bono triple A de los EE.UU.? Ellas también son responsables del robo que el gobierno de Cristina Kirchner está haciendo de los que ahorran en capitalización.

Con un Estado que saquea, un pueblo subeducado y una elite que jamás abre la boca en épocas de vacas gordas porque está haciendo su negocio corporativo de corto plazo con el gobierno de turno, nuestro futuro como país seguirá siendo oscuro como el alquitrán.

(*) Publicado en Ambito Financiero bajo el título "Los 17 millones de razones para estatizar", en las páginas 6 y 9 el día 22-10-2008