Aseguran que hay corridas, pero no riesgo de corralito

09 May
0

Los rumores se multiplicaron y enrarecieron el clima que ya estaba pesado. Por un lado, hay quienes indican que se habrían triplicado los retiros de depósitos de los bancos. Por el otro, el Banco Central lleva gastados 100 millones de las reservas para mantener el precio del dólar en $3.21. Y como si eso fuera poco, el riesgo país crece y se duplica la posibilidad de un default en los próximos dos años.

En un comunicado, la agencia Moody´s Investors Service calificó a la Argentina con el grado B3 –el mismo de Ecuador, Bolivia y Paraguay- lo que implica un alto riesgo de incumplimiento, así mismo Moody´s estimó que la inflación rondaría el 25 por ciento.

Moody’s puso de relieve que "la Argentina tiene un largo historial de desorden en sus políticas, lo que es una restricción importante para sus calificaciones, y las preocupaciones sobre acontecimientos recientes, particularmente la alta y creciente inflación, han traído nuevamente al frente el problema de credibilidad de sus políticas públicas".

Frente a este escenario, Perfil.com consultó al economista José Luis Espert quien señaló que con una “inflación galopante, 8 veces mayor que la que teníamos en 2004” es normal que se desaceleren los depósitos dado que la gente se pasa al dólar y resaltó: “No hay caída de depósitos, sino que la gente se saca los pesos de encima ante la inflación que el Gobierno niega”.

El economista también destacó: “El cronograma de vencimiento de deuda para los próximos cuatro años es estresante. Son 30 mil millones de dólares y con un solo prestamista: Venezuela”.

Estos índices, para Espert, forman parte de un escenario de debilidad fiscal al que se sumó el enfrentamiento con el campo y sostuvo que las dudas surgen ahora “porque la situación fiscal aparece sobre la superficie, quieren seguir controlando precios aún cuando el control ha fracasado y la economía se enfría sola y ya casi nadie discute ese enfriamiento que convendría fuera planificado”.

“El modelo económico de Cristina Kirchner es un mamarracho, pero a pesar de eso, todavía falta mucho tiempo para tener un escenario de corralito como el de 2001. Sí hay corriditas, pero no hay riesgo de corralito”, concluyó Espert.

Comments

    No Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Fields marked * are mandatory.