El futuro de los depósitos tras el fallo de la Corte

Economistas y banqueros analizan cómo evolucionará el crédito y cuál será el futuro de los depósitos tras el fallo de la Corte

La mayoría de las entidades no accionará contra los amparistas que recuperaron sus ahorros; el retorno de la confianza, el gran desafío

Por segunda vez en menos de 20 años, la Corte Suprema convalidó la manipulación de los depósitos en dólares con el fallo que declara la constitucionalidad de la pesificación. ¿Qué efectos tendrá esto sobre los bancos, depósitos y créditos?

En la actualidad, el dinero guardado en las entidades financieras representa un 25% del PBI. El 54,7% está en cuentas a la vista y en promedio, las colocaciones a plazo fijo no superan los 50 días. En otras palabras, la liquidez no es un problema, pero el ahorro de largo plazo es escaso y lo mismo ocurre con los créditos de ese tipo.

En este contexto, economistas y banqueros coinciden en señalar que el aval de la Corte no provocará un sismo en el circuito financiero y que los riesgos de una corrida bancaria son nulos. Esto no significa que el fallo no afecte en nada a los bancos; por el contrario, para unos pocos analistas consolidará la confianza de la gente en ellos y elevará el nivel de depósitos. Para muchos otros, el efecto será completamente opuesto y eso se traducirá en un menor desarrollo de la economía argentina.

Aldo M. Abram, economista y director general de la consultora Exante, figura entre estos últimos. Para el analista el fallo echó por tierra la confianza en el sistema bancario, que ya había resultado afectada por el Plan Bonex en 1989 y por la violación a la ley de intangibilidad de los depósitos, sancionada en 2001. Según señala, “ahora no hay norma que pueda preservar o garantizar a los depositantes la seguridad de sus ahorros y ganar su confianza va a ser un objetivo absurdo. En este escenario, habrá menos dinero en los bancos y en menor plazo. Y el crédito será de corto plazo para las empresas, lo cual va implicar un menor grado de desarrollo.”

Para Abram, contra “lo que hizo la Corte Suprema no hay remedio inmediato” y la gente sólo volverá a dejar sus ahorros en los bancos por períodos prolongados si la dirigencia argentina “empieza a respetar la Constitución Nacional”. En la misma línea, el economista José Luis Espert, cree que la decisión de la Corte “valida la barbarie en que el Estado feudal hace lo que quiere”. A futuro, destaca, eso se traducirá en una “menor tasa de crecimiento porque cuando uno tiene dudas, el plazo fijo está a corto plazo y esto afecta el crédito y el ahorro a largo plazo. Hoy no hay crédito a largo plazo o garantía real de nada y difícilmente lo haya en el futuro”. En la perspectiva del analista, no hay riesgos de una fuga de depósitos pero el presidente del Banco Central, Martín Redrado, “va a tener que hacer malabares” para estirar los plazos.

Carlos Rodríguez, rector de la Universidad del Centro de Estudios Macroeconómicos de la Argentina (Ucema), dice que el fallo es una solución porque “clarifica la situación patrimonial de los bancos y eso hace que sea posible que más gente pueda confiar en ellos en el corto plazo. Pero no ayuda en el ahorro de largo plazo porque sienta un precedente legal para que todo pueda ocurrir de nuevo”. Sostiene que durante varias décadas va a ser difícil que la Argentina vuelva a monetizarse a los niveles de los noventa, porque han violado los derechos de propiedad de una manera aparentemente legal, amparándose en el criterio de la emergencia. Para el académico, todo se reduce a este último criterio. Según señala, para que vuelvan los grandes proyectos de inversión es necesario eliminar la emergencia económica, que el Ejecutivo quiere prorrogar con un proyecto que envió al Congreso el jueves. Para Carlos Haehnel socio principal de la consultora Deloitte, los grandes proyectos volverán cuando haya reglas de juego que permitan crear horizontes "de cierta previsibilidad en el mediano plazo". El consultor sostiene que "los empresarios necesitan saber, si invierten en la Argentina, qué retorno van a tener por su inversión y qué regulaciones van a tener". Julio Piekarz, economista y ex gerente general del Banco Central, asegura que el fallo "va a generar a largo plazo una cierta aversión de los ahorristas a depositar dólares en el sistema financiero argentino y bajo la ley argentina".

Pero resalta que esto no afectará directamente la oferta de crédito porque "los depósitos nunca fueron fondeo para préstamos a largo plazo como las obligaciones negociables y las líneas financieras del exterior, que se fueron pero van a volver". Piekarz también tiene una propuesta para fomentar el ahorro a largo plazo. Lo que sugiere es "estimular el desarrollo de plazos fijos transferibles y que los bancos sean los creadores de mercado de esos plazos". De esa forma, el depositante podría ingresar a un plazo fijo a seis meses y venderlo en cualquier momento si necesita el dinero.

El ex gerente del Central propone, por otro lado, un sistema por el cual los bancos capten depósitos en dólares bajo ley extranjera con la obligación de aplicar esos fondos a créditos para argentinos. "Es un punto intermedio entre la banca off shore y la on shore -explica-. Al estar bajo ley extranjera los ahorristas tendrían más seguridad." Por su parte, Federico Sturzenegger, decano de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella, aconseja instrumentos de ahorro y préstamos que sean atractivos, tanto para el que ahorra como para el que toma prestado.

"Un candidato obvio -sostiene- son los depósitos y préstamos indexados por CER, pero este instrumento hoy luce atractivo sólo para los depositantes. Es por ello por lo que instrumentos relacionados a las variables como el precio de la soja y otras materias primas pueden ser una alternativa que conlleve menor riesgo para quien se endeude." El economista Manuel Solanet se alinea a los pronósticos que auguran un efecto negativo sobre el sistema bancario. Dice el analista: "No hay seguridad para ningún depositante que en el futuro se respete la integridad de su depósito [y sólo] la presunción de que nada puede pasar en pocos días explica que haya nuevamente depositantes". Según Solanet, habrá menos depósitos "de largo plazo y el Banco Central poco podrá hacer para cambiar esa situación. El regreso de la confianza depende de un cambio moral muy profundo en la dirigencia argentina".


Final feliz

El fallo de la Corte dejó abierta la posibilidad para que se sigan resolviendo de manera favorable los reclamos judiciales que realicen los ahorristas con tenencias de hasta US$ 70.000. Los bancos están analizando la posibilidad de promover otra causa que sirva para precisar los alcances de la pesificación y evitar que continúe el goteo de fondos, pero creen que en su conjunto, la decisión de la Justicia es el principio de una historia con final feliz.

El presidente de la Asociación de Bancos Privados de Capital Argentino (Adeba), Jorge Brito, dijo en la semana que la decisión "termina con un período de incertidumbre y constituye un paso fundamental para avanzar en el proceso de reconstrucción nacional". Por su parte, Carlos Heller, presidente de la Asociación de Bancos Públicos y Privados de la República Argentina (Abappra) y gerente general de Banco Credicoop, considera que el fallo no siembra inseguridad entre los ahorristas y "apuntala el proceso de pesificación del sistema financiero y de la economía en su conjunto, una condición necesaria para restablecer la soberanía monetaria, sin la cual sería imposible pensar en un desarrollo sostenido".

Para el banquero, el fallo no afectará "el crecimiento de los depósitos" ni la transferencia de cuentas a la vista a plazo fijo, que se advierte en el último mes como resultado de la eliminación del impuesto a los débitos y créditos para estas operaciones.

"En lo que va del segundo semestre, el crédito viene creciendo a una tasa anualizada del 30%, aunque la bajísima proporción de préstamos al sector privado sobre PBI (8,5%) da una idea de todo lo que queda por seguir creciendo", destaca el gerente general de Banco Credicoop, que cree que la extensión de los plazos de los depósitos viene operándose gradualmente. Tanto Heller como el presidente de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), Mario Vicens, afirman que la continuidad de la estabilidad y las políticas económicas son condiciones necesarias para que regrese el crédito para la inversión.

Los economistas del Grupo Fénix, Aldo Ferrer y Marcelo Lascano, se alinean con los pronósticos de las entidades financieras. Ferrer, flamante director de la estatal Enarsa, sostiene que la disposición de la Corte "consolida la confianza en el sistema financiero y termina de poner el sistema monetario sobre la base del peso". Esto, según afirma, es requisito para construir una economía sólida y en el marco de la recuperación de la confianza anticipa el aumento de créditos y depósitos. Expresa el economista: "El daño se había producido por la convertibilidad. Afortunadamente los mercados tienen poca memoria y cuando las cosas mejoran la gente recupera la confianza; creo que estamos en ese sendero".

Para alargar los plazos, Ferrer dice que "el Gobierno tendrá que consolidar los equilibrios económicos que consiguió. Hasta ahora, la recuperación se ha logrado con autofinancimiamiento por la prudencia de los bancos y la reticencia a tomar créditos. Pero a medida que se sostenga la consolidación, el crédito va a volver".

Lascano, en tanto, señala que la decisión de la Corte "producirá indignación entre quienes se sienten afectados, con razón, porque van a ver mermado su patrimonio financiero" pero no hará caer la confianza de los ahorristas en los bancos. Sobre el bajo nivel de cuentas de largo plazo, dijo que "no hay que exagerar el descalce porque en el mundo los préstamos son más a largo plazo que los depósitos. Y no interesa que unos saquen rápido el dinero mientras otros lo coloquen al mismo ritmo".