El Presidente Kirchner vs. Espert – El Complot – "Kirchner: No quiero que me castre algún funcionario judicial"

Lo dijo por el fiscal Stornelli, quien le pide pruebas por las denuncias de complot.

El presidente Néstor Kirchner reaccionó anoche en forma inesperada, sobre todo por el tono que usó, contra el fiscal que abrió una investigación sobre los supuestos planes de desestabilización de los que viene hablando el Gobierno:

"No quiero verme castrado por algún funcionario judicial que me pida que le explique lo que hablo", dijo Kirchner en alusión a Stornelli, durante un brindis por el Día del Periodista que se hizo en Casa de Gobierno.

El Presidente insistió además en su deseo de que el fiscal "no judicialice el debate político" generado por sus denuncias y las de varios de sus ministros sobre supuestas maniobras de "desestabilización", "complot" o "desprestigio". Después agregó: "Tenemos que hablar con absoluta sinceridad. Yo digo lo que pienso y seguramente me debo equivocar en muchísimas cosas. Pero lo voy a decir permanentemente."

Unas horas antes, un grupo de fiscales del fuero federal había firmado una nota en solidaridad con Stornelli, quien ya había sido criticado por Kirchner el viernes, aunque aquella vez con menos énfasis. La nota de los fiscales, dirigida al procurador general interino González Warcalde, planteó la preocupación de los fiscales porque Kirchner había calificado de "lamentable" la intervención del fiscal.

El conflitco había tomado forma el viernes, cuando Stronelli le pidió al juez federal Juan José Galeano —un hombre muy cuestionado en el Gobierno— que cite al Presidente a declarar como testigo. Según el fiscal, Kirchner debía argumentar o entregar pruebas sobre las denuncias públicas que está haciendo.

La reacción fue inmediata. Alrededor del Presidente hay quienes sospechan de algún vínculo entre Stornelli y el presidente de Boca, Mauricio Macri, lo que enojó a Kirchner. Ayer llegó a decir que "ningún argentino tiene que dar explicaciones sobre lo que dice".

El Gobierno viene denunciando hace una semana que existen grupos de poder dedicados a desestabilizarlo. Entre los acusados habían sido señalados empresarios, consultores, militares y hasta jueces federales vinculados al menemismo.

La hipótesis cobró especial fuerza por una extraña ola de delitos que se registró la semana pasada en la Capital, junto a un incendio intencional en la estación de trenes de Constitución.

El propio Kirchner vinculó esos hechos con la reciente purga que se ordenó en la Policía Federal, al acusar a los "desplazados" de la fuerza. "En la Argentina se tiene que terminar la hipocresía, nada mejor que decirlo el propio Día del Periodista", dijo ayer, para cerrar el brindis en Gobierno.