Lo de Uruguay es producto del contagio

El economista dijo que, en ese país, las vísceras macroeconómicas no estaban en mal estado como en la Argentina y Brasil. "Sí hay similitud, en cuanto al feroz proceso de endeudamiento, entre Argentina y Brasil: en el caso de Argentina, muy externo, y en el caso de Brasil, muy doméstico."

José Luis Espert, economista, dijo que le pediría a Pignanelli que "se llame al recato, porque forma parte de la elite gobernante que formó la peor crisis de la historia; aunque no tenga tanta responsabilidad, tiene que guardar recato porque es la peor crisis de la historia".

El economista se refirió a las crisis de Brasil y de Uruguay, y señaló que fueron generadas por razones distintas: "Uruguay es claramente un efecto contagio: las vísceras macroeconómicas no estaban en mal estado como en la Argentina y Brasil. Sí hay similitud en cuanto al feroz proceso de endeudamiento, entre Argentina y Brasil: en el caso de Argentina, muy externo, y en el caso de Brasil, muy doméstico". De ninguna manera la macroeconomía de Uruguay justificaba el "barrido", según Espert, que le ha "pegado el mercado" desde que comenzó el 2002.

También dijo que, en Brasil, un populista como Lula (Da Silva) de por sí genera algún temor. Pero aclaró que, de ninguna manera, Lula generaría este terror si no hubiera una situación de endeudamiento público en ese país que exigiera medidas de política económica que no tomaría nunca el candidato del PT "como el ajuste fiscal por el lado del gasto público-. "Si hay mala praxis política, una detrás de otra, y encima te viene un populista, tenés la suma de todos los males", declaró a Radio 10.

Espert respondió por qué Chile no había sufrido la misma suerte de Brasil y Uruguay: "Tiene características muy peculiares. El comercio está absolutamente diversificado. El de Uruguay no, está muy concentrado. No en vano es para muchos el lugar de vacaciones. En esencia, la gran diferencia es que Chile viene de 20 años de hacer bien las cosas en macroeconomía. Tiene el fundamento macroeconómico más fuerte que Uruguay, particularmente una economía más abierta".

En cuanto a los dichos del presidente Eduardo Duhalde acerca de que el país estaba mejorando, el economista opinó que, "en esencia, es cualquier cosa, porque los mismos dirigentes que te dicen que estamos mejorando son parte del problema de la peor crisis".

"No va a salir si no se hacen reformas de negro a blanco. En el tema es político, hay que dejar de tener políticos burros o delincuentes. En materia educativa, una reforma donde las Marta Maffei desaparezcan y tengamos auténticos maestros. En materia de técnica macroeconómica, hay que vivir, de una vez por todas, del comercio con equilibrio fiscal", propuso Espert.

Insistió en que la mejoría argentina, "en perspectiva, es un disparate". "Pero dicen que si tomás alguna actividad industrial que en la sumatoria representa menos del 15% del PBI están empezando a caer menos de lo que caían. Para ellos, eso significa recuperación. Una caída libre más despacio. Ahora, lo que cae menos que antes representa el 15% del PBI.

El 85% restante se sigue cayendo a pedazos porque ningún miembro de la elite gobernante está a la altura de las circunstancias (o sea) de decir que estamos en la peor crisis de la historia, y que hagamos cambios de 180°.