Economistas aseguran que, sin cambios, lo peor está por venir

José Luis Espert dijo que "si no hay cambios copernicanos, lo que viene es mil veces peor de lo que estamos viviendo". Carlos Pérez aseguró que ve "la cosa bastante sombría", y Salvador Distéfano que, sin elecciones anticipadas ni acuerdo con el FMI, "lo peor no pasó" José Luis Espert, economista, fue consultado acerca de si, como dijo Eduardo Duhalde, "lo peor de la crisis ya pasó". "No se llega a la peor crisis si no hay problemas dentro de la elite gobernante, que en general ha estado conformada por una banda de delincuentes más que por gente con aptitudes meritocráticas para manejar el país, y tampoco le llega a la peor crisis de la historia sin décadas de incoherencia en materia de técnicas macroeconómicas", dijo al respecto.

Espert aseguró, además, que sólo "cambios de 180°, cambios copernicanos, pueden evitarle a la Argentina una profundización de la crisis, para evitar que esto sea un páramo". Nobel y próceres Lo que debería haber, según él, es "un plan económico candidato al Nobel de economía, presentado por próceres, por gente indiscutible meritocráticamente, indiscutible técnicamente. Por ahí pasa la solución. Por supuesto que nos va a ir cada vez peor, en la medida en que pensemos que los exportadores son los culpables de que el dólar suba, que los banqueros le robaron la plata a la gente".

Dijo que en el Gobierno no había nadie "a la altura de las circunstancias" y que, de esa manera, la crisis se profundizaría. Insistió en que, sin cambios de 180°, "lo que se viene es mil veces peor de lo que estamos". Carlos Pérez, en tanto, economista de la Fundación Capital, dijo que "ve la cosa bastante sombría". Se refirió a la crisis en países vecinos: "Por un lado, todavía no se puede hablar de contagio a nivel regional latinoamericano o sudamericano, pero sí del contagio desde la Argentina hacia Uruguay".

Dijo que México no recibió impacto, que Chile tiene los fundamentos económicos tan sólidos como para poder soportar el Tequila, el Caipirinha, la crisis del Sudeste asiático y la crisis argentina, porque tiene solvencia fiscal e "investment grade".

Explicó que el contagio se debe a que Uruguay está afectado por el tamaño de la Argentina, porque hay inversores extranjeros volátiles, en uno y otro país, y que la economía real del país vecino está muy vinculada con la de éste.

En Brasil, según el experto, "el efecto no es el contagio sino la incertidumbre política por la posibilidad de que Lula pueda sea presidente de Brasil, el disparador de la crisis de mercado, atado a una debilidad macroeconómica de ese país".

Dijo que la Argentina es el país más afectado, que está frente a un proceso muy traumático, donde el tema de los depósitos reprogramados no ha tenido solución, "no da señal de que pueda haber solución porque el Plan bono es un "mal planteo de opciones".

Plan "Fracaso"

Por su parte, Salvador Distéfano, consultor financiero, dijo que el Plan Bono era "un fracaso" y que "nadie quiere canjear su plazos fijos con el bono". En ese sentido, explicó que
"el decreto (por el que se instala el Plan canje) dice que si la entidad (en la que el cliente dejó su plazo fijo reprogramado) tiene un inconveniente, el canje por bonos es compulsivo". Por eso, el consultor recomendó a los ahorristas que "vendan el plazo fijo o que acepten el bono".

En clara consonancia con los demás expertos consultados, Distéfano fue terminante: "Si no hay un acuerdo político que permita adelantar las elecciones y no hay un acuerdo con el FMI, para ponerlo en los términos de la encuesta de Infobae, lo peor… lo peor, no pasó".