Con De la Rúa murió la convertibilidad sino también el capitalismo "de rapiña"

Argentina está decidiendo si va a la peor crisis de la historia, con altas chances de perder una década o si empieza a recorrer el camino de los países sensatos del mundo a través de un verdadero capitalismo competitivo.

José Luís Espert considera que el país está destruido y que con el Gobierno de De la Rúa, no sólo ‘ha muerto’ la convertibilidad, sino también un ‘capitalismo de rapiña’ que ha destrozado la Nación durante 60 ó 70 años. Si la dirigencia no toma en cuenta esto, vamos camino a la peor crisis de la historia porque ‘la tercera es la vencida’ y ya hubo dos avisos de que este modelo está muerto: la hiperinflación y el default Para recorrer el camino de los países sensatos, Argentina debería bajar aranceles para poder importar; dado el atraso cambiario y la apertura, devaluar el peso convertible y tener equilibrio fiscal para lograr alto ahorro interno.

Entrevista al Dr. José Luis Espert, Director Ejecutivo del Grupo Consultor Espert & Asociados.

– ¿Hoy, cuál es el estado real de la Economía Argentina?

– Un concepto ético importante es que hay que tomar muy en cuenta la caída de De la Rúa para destrozar la teoría que con sólo la buena onda "se crece, se come, se educa y se sale de las recesiones y de las crisis"; la buena onda sin contenido y más cuando se tienen funciones ejecutivas a nivel de Presidencia, es directamente suicida y está claro que De la Rúa en parte ‘se suicidó’ por la ridícula teoría de "la buena onda sin contenido".

Hay que desterrar la idea que todo es un problema de marketing; si no hay contenido el marketing es absoluta irresponsabilidad o ‘vender espejitos de colores’. Es decir, los países serios- salvo que queramos seguir siendo el mamarracho que somos- no se ocupan nunca de ‘la buena onda{hacen las cosas bien y sólo como fruto de esto van a surgir los resultados positivos y la buena onda. De ahora en más, a aquella persona que habla de "la buena onda y la alegría" habría que meterla directamente presa, más si está manejando el país.

Los países del primer mundo a los cuales quiero que nos parezcamos, ni se ocupan ‘de la buena onda{hacen las cosas que hay que hacer y me parece un primer concepto ético importante. ¿Cómo está e/ país? Destruido. Lo que ha muerto con De la Rúa no es solamente su gobierno y la convertibilidad, sino ‘un capitalismo de rapiña’ que Argentina viene haciendo por lo menos desde hace 60 ó 70 años y que ha destrozado al país. Hace 60 ó 70 años Argentina estaba entre los primeros países del mundo, hoy directamente no existimos.

Entre la Primera y Segunda Guerra Mundial el mundo se cerró mucho, no comerció prácticamente nada, pero después de la segunda guerra mundial los países ganadores del conflicto a comerciar y a abrir mucho sus economías, sin embargo Argentina eligió como política económica lo de los países perdedores – la Italia fascista y la Alemania nazi- y cuando todo el mundo empezó a comerciar con tipos de cambio realistas y equilibrio fiscal, nosotros nos dedicamos a un capitalismo que fue el de los perdedores de la guerra – no el de las democracias libres- que ha sido prevendario, corporativo, populista, demagógico y muy corrupto, y es así que se inicia la ‘gran decadencia argentina’.

Este capitalismo es de rapiña porque cuando uno lo observa estilizadamente en 50 años, ve que ha habido infinidad de planes y cada vez que un plan fracasa, ‘se revienta’ a los ganadores del plan fracasando para darle algo a favor a los perdedores del plan fracasado. Es ahora con los acreedores externos y los pobres, ‘reventamos’ a los acreedores no pagando la para redistribuir a favor de los pobres; la lógica ideológica que tiene este ‘capitalismo de rapiña’ impide crecer, porque si uno ‘se viene matando para redistribuir’ es imposible crecer. La idea de la política económica no es que se haga para matar a uno y otro, sino que persiga el bien común, creo que este capitalismo a muerto por completo y Argentina esta tan mal justamente como consecuencia de la muerte del esquema conceptual de política económica de 50, 60 ó 70 años, diría incluso que la primera señal de muerte la tuvimos con la hiperinflación.
y ahora hemos tenido el segundo aviso de muerte.

Espero que el salvataje que manejó Rodríguez Saá haya sido solamente una fiestita de 7 días – todo ese populismo que vimos- de ser ‘el vencido’ y directamente hacer desaparecer al país.
Por lo tanto, acá no murió solamente el gobierno de un inútil como De la Rúa o la convertibilidad, ha muerto algo mucho más grueso que es el paradigma de política económica de 50 ó 60 años de historia. ¿Qué política económica ha sido funcional a este capitalismo de rapiña? Una política basada en una Argentina aislada del mundo en materia comercial, con una economía muy cerrada y haciendo siempre déficit fiscal para crecer. Cuando el mercado de capitales estaba cerrado, lo financiábamos emitiendo y cerrábamos más la economía para reactivar.

En la década del ’90 cuando el mercado de capitales se abría, nos endeudábamos afuera y abríamos un poco la economía para evitar que la tasa de inflación fuera muy alta. Esa ha sido la política económica funcional a este capitalismo, al cual hay que tirar urgente a la basura – el reloj corre en contra nuestro- y reemplazarlo por un verdadero capitalismo competitivo. ¿Qué política económica es funcional al capitalismo competitivo?

En lugar de usar la apertura económica para reactivar o con fines antiinflacionarios, hay que usarla para insertar realmente a la Argentina en el comercio mundial, basta del ‘curro del Mercosur con Brasil’; hay que colocar todos los aranceles para importar todo tipo de bienes de capital, intermedio y de consumo al 2% como máximo; en segundo lugar, entre la necesidad de bajar aranceles para importar y el atraso cambiario que acumulamos que es récord en la historia, hay que devaluar; y la tercera pata de la política económica que es funcional a ese capitalismo competitivo es un estricto equilibrio fiscal a nivel Nación, Provincias y Municipios, con lo cual, hay que eliminar la Coparticipación Federal. Por lo tanto, la dirigencia debería tomar en cuenta que ha muerto una manera de hacer política económica de 60 ó 70 años; si no consideramos esto, vamos a la peor crisis de la historia porque ‘la tercera es la vencida y ya hubo dos avisos de que este modelo está muerto: la hiper y el default.

¿Cómo está la Argentina hoy?

Argentina está decidiendo si va a la peor crisis de la historia, con altas chances de perder una década o si empieza a recorrer el camino de los países sensatos en el mundo. Cruzando la cordillera, Chile es un ejemplo de coherencia en política económica, porque hace 20 años que hace un capitalismo donde la apertura de la economía es total, tiene un tipo de cambio realista y equilibrio fiscal, las tres condiciones que mencioné antes; mientras que el PBI real per cápita creció 90% en los últimos 20 años en Chile, en Argentina creció cero; imagínese para un argentino el significado de ver que pasan 20 años de su vida y está igual.

Argentina está en una situación tan crítica que puede ir a la peor crisis de la historia – más una década perdida o puede empezar a recorrer el camino difícil, arduo y conflictivo de ser un país serio.

¿Devaluación y/o dolarización?

No tiene sentido discutir entre devaluación, dolarización o emisión, si no tenemos claro el diagnóstico. Argentina está en el borde de decidir perder una década o de empezar a recorrer un camino sensato. Si este último es el objetivo, existen tres instrumentos para hacerlo: para tener una economía inserta en el mundo comercial, Argentina tiene que bajar aranceles para poder importar, porque para poder exportar tiene que poder importar; dado el atraso cambiario y la apertura, es necesario devaluar el peso convertible y el tercer punto es tener equilibrio fiscal para lograr alto ahorro interno.

¿Cuál es el capitalismo competitivo que le sirve al país?

El que viva como casi todos nosotros del trabajo y del ahorro.

¿Cómo hace un país para vivir del trabajo y del ahorro?

Vivir del trabajo es venderle a alguien lo que produce, para eso hay que abrir la economía y devaluar, es decir, hoy la devaluación es simplemente un instrumento circunstancial pero no es el objetivo; la eliminación de la Coparticipación Federal más otras cosas que hay que hacer en materia fiscal es simplemente un instrumento para lograr alto ahorro doméstico e interno.

Una de las tantas falencias culturales es que nos creemos muy ‘genios y únicos’ en Argentina, somos muy soberbios, cuando en el mundo está todo escrito e inventado, y además está totalmente aplicado qué sirve y qué no; ya pasaron dos mil años de historia, no es que recién empezó. el mundo y no sabemos bien qué anda y qué no. Mencionó la soberbia porque Argentina pretendió crear en la última década un círculo cuadrado que fue inventar que se podía tener convertibilidad con déficit fiscal; esto ya sabemos que terminó mal, con la renuncia de un Presidente, muertos, heridos y presos. Entonces quedó claro que el círculo cuadrado no existe, porque para tener convertibilidad es necesario cero déficit desde el primer día; la convertibilidad murió por un problema esencialmente fiscal, pero además, debido a la política fiscal generamos un nuevo problema en la última década, que es un atraso cambiario como nunca tuvo la historia argentina y parece que quisimos inventar por segunda vez el circulo cuadrado, que es devaluar sin devaluar, es decir, se pretendió no devaluar el peso convertible pero emitir una tercera moneda en gran cantidad, que es inconvertible.

Siendo un país pequeño en el mundo que no fija las reglas del juego, somos tan soberbios que ya somos ridículos. Después de una década de disparate fiscal, hay dos consecuencias lógicas inevitables: el default y la devaluación real.

Existen por lo menos tres alternativas teóricas para devaluar en términos reales: se devalúa como hacen en el primer mundo o se juega a la Cavallo y De la Rúa que ya sabemos que terminó en la implosión económica, o se emite la tercera moneda. Cuando llega este momento, el primer mundo devalúa, no intenta ‘el circulo cuadrado’ de devaluar con la implosión o devaluar con terceras monedas.

¿Por qué Rodríguez Saá no devaluó y mantuvo la convertibilidad?

Rodríguez Sáa no devaluó porque le tuvo miedo a un nuevo ‘cacerolazo’ pero mintió cuando le dijo a la gente que no devaluaba, porque pretendía emitir una tercera moneda que se iba a devaluar; diría que Rodríguez Sáa se metió en algo muy peligroso, porque pareciera que no hubo intención de emitir un poquito de la nueva moneda, sino de licuar pasivos empresarios a la Cavallo en el ’82.

Los países enserio a esta altura, devalúan y punto, no hacen la chiquilinada de la tercera moneda, pero los niveles de emisión de la tercera moneda que se mencionaron, me hacen sospechar que esta gente tuvo la intención de licuar. Esto es criminal, porque licuar pasivos a empresarios es licuar depósitos y más allá que éticamente es deleznable, es estratégicamente suicida, porque Argentina perdió los flujos de capitales luego del default y del control de cambio y si además, hace que después de la estafa los ahorristas ahorren afuera, entonces ahí Argentina es inviable, porque nadie le va a prestar plata al país después del default – ya hay problemas para que nos reconozcan las tarjetas de crédito afuera -y nadie va invertir en la Argentina con control de cambio., porque vienen, ponen plata acá y para girar las utilidades ‘Le tienen que pedir permiso a Maccarone’ Por lo tanto, estamos en el límite y podemos ir para un lado o para el otro.

Por el lado bueno, algún día llegaremos a la gloria aunque "hay que masticar vidrio antes de llegar a un buen punto", pero si persistimos en este facilismo, vamos a tomar para el lado malo.
"Después de una década de disparate fiscal, hay dos consecuencias lógicas inevitables: el defauft y la devaluación real"

¿Qué ocurrirá con la gente que tiene créditos hipotecarios, prendarios y personales en dólares?

En mi esquema, yo devalúo pero mantengo la convertibilidad, en el sentido de no volver a dar nunca la potestad al Banco Central de emitir dinero, es decir, la convertibilidad se mantiene pero modifico el tipo de cambio porque el concepto es que el Banco Central no emitía para financiar al Fisco. Devaluaría y daría a los deudores del sistema bancario un seguro de cambio acotado para que puedan comprar los dólares a un precio razonable no y no estafar al ahorrista.

Luego de las renuncias de De la Rúa y Rodríguez Sáa quedaron nuevamente al descubierto las enormes fallas del sistema político, ¿la realidad muestra que no hay proyecto sustentable?
Creo que la elite gobernante constituida por di gentes, políticos sindicales, empresarios, economistas y periodistas son realmente ‘una manga de atorrantes{en promedio son una mezcla de ignorantes e inescrupulosos, aunque en realidad se trata más de inescrupulos que de ignorancia. ¿Qué comportamiento los lleva a ser ignorantes e inescrupulosos? El capitalismo mencioné antes, creo que el poder es un negocio para Menem, De la Rúa y para todos; hay una sociedad escindida donde la elite gobernante va por un lado y la sociedad va por el otro.

Es decir, la elite gobernante considera que los impuestos deben volver a la gente bajo la forma de bien público sino que es plata para hacer negocio propio y eso es el capitalismo de rapiña llevar al poder para rapiñar. No es una cuestión de ignorancia en esencia, sino de cosa inescrupulosa, por eso si siguen asi, nos llevan a la peor crisis de la historia porque la gente ya los tiene ‘bastante calados’ y por eso el ‘cacerolazo’ .