Con toda la academia en contra

La propuesta económica de emergencia que dio a conocer anteayer Eduardo Duhalde fue criticada tanto por la oposición como por diferentes economistas. Además de considerarla inviable, los especialistas consultados por El Cronista señalaron que es populista y contraproducente.

ROBERTO ALEMANN

(ex ministro de Economía)

La propuesta de Duhalde es inviable porque no se puede financiar. Si se suma el aumento de gasto que se genera con su propuesta de aumentar la jubilación mínima y el sueldo a las amas de casa, con la baja de ingresos por la reducción de impuestos, se llegará fácilmente a u$s 10.000 millones adicionales de déficit fiscal.

Por otra parte, la propuesta de que los empresarios se comprometan a no despedir es voluntarismo puro, porque si hacen eso, las empresas no tomarán a nadie más, o despedirán antes de tiempo.

CARLOS RODRIGUEZ

(rector de la Universidad del CEMA)

En primer lugar, la propuesta de Duhalde no se lleva con la convertibilidad fiscal. Si la propuesta es para ponerla en marcha el 2 de septiembre, es consistente con una hiperinflación con controles de precio y una economía totalmente rígida, a menos que proponga bajar el IVA de acá a 10 años.
Prohibir despedir es totalmente equivalente a prohibir emplear, porque ninguna empresa tomará un empleado, si sabe que después Duhalde le prohibirá despedirlo. Por eso creo que el paquete entero no es aplicable. Sí estoy de acuerdo con una reforma fiscal que permita reducir el gasto público y repartir la carga fiscal para después poder bajar la alícuota del IVA. No creo que Remes Lenicov piense que todas estas cosas son apropiadas, no me lo dijo, pero debe pensarlo, porque, de lo contrario, lo apoyaría.

MIGUEL BEIN

(economista)

Plantear que las PYME no tienen que pagar impuestos es como decir que las personas no tienen que hacerlo. Bajar el IVA cuesta u$s 6.500 millones anuales y si, además, pretenden eliminar de golpe Ganancia Mínima Presunta y el Impuesto a los Intereses, que son malos, lo único que lograrán es el agravamiento inmediato de la situación fiscal.
Esto es lo contrario que se necesita, porque si propone medidas que duplican el déficit fiscal, el riesgo-país aumentará, subirá la tasa de interés y generará más recesión.

DOMINGO CAVALLO

(ex ministro de Economía)

Contiene medidas que son contradictorias: la de suspender todo tipo de pago de impuestos para las PYME. Hay que eliminar los malos impuestos, pero hay que crear un sistema que permita que el IVA y Ganancias lo paguen todos sin excepción. Otra medida imposible de implementar es la suspensión de despidos, que es la antítesis de permitir que las empresas negocien a nivel individual los contratos laborales. Antes de que se implemente, la prohibición inducirá a muchas empresas a que expulsen personal.

JOSE LUIS ESPERT

(Econométrica)

Si se intentan hacer muchas de esas cosas, es probable que la Argentina tenga un ataque especulativo y después se verá si el Gobierno responde devaluando o no. Este conjunto de medidas, salvo la eliminación del impuesto a la Ganancia Mínima Presunta, es una mezcla de jolgorio e intervencionismo. Proponer bajas de impuestos en la peor situación fiscal de los últimos ocho años es populismo barato. La obligación a los bancos a recalificar es un intervencionismo de la década del "50 y quedó demostrado que es inviable.

RAUL CUELLO

(ex secretario de Ingresos Públicos)

Esto está destinado a la clientela electoral, porque nadie puede suponer que de acá al 10 de diciembre se tome alguna medida de esta naturaleza. Queda como una carta de intención de lo que sería el curso de acción, en el caso de que Duhalde accediera a la presidencia.

Nadie puede discutir el hecho de que el IVA en la Argentina tiene una magnitud extraordinariamente alta y que debe ser reducido, pero tiene que serlo en el contexto de una política fiscal muy bien estudiada, porque si hay algo que precisamente la Argentina tiene que priorizar en los tiempos por venir, es el equilibrio fiscal.

FERNANDO DE LA RUA

(jefe de Gobierno de la CBA)

La primera impresión que tengo es que, si son gobierno ahora, si fuera esta la solución, seguramente lo harían. Es un acto de campaña política, seguramente por una idea de un asesor brasileño. (Las declaraciones de De la Rúa fueron en el marco de una reunión con Joseph Stiglitz, vicepresidente del Banco Mundial, desde ayer en Buenos Aires).