Qué puede pasar en los mercados hoy

El derrumbe de los mercados se mantendría esta semana según la mayoría de los economistas
Recomiendan a los inversores colocar sus ahorros en plazos fijos en pesos o en dólares.
Se descuenta que en Rusia se acentuarán los problemas y que se trasladará aun más el contagio a Venezuela y Brasil .
La Argentina tiene un sistema financiero sólido y el gobierno tiene financiamiento asegurado.

Pero poco se puede hacer frente a la grave crisis internacional, que difícilmente se supere en el corto plazo.
Para peor, hay elecciones en Brasil y Venezuela en los próximos meses, lo que agrega también incertidumbre política y postergación de los ajustes requeridos por el mercado.
Para completar el panorama negativo, aún Japón necesita limpiar su sistema financiero.

Y Estados Unidos presencia la crisis con un gobierno debilitado políticamente .Son muchos frentes de ataque abiertos, todos negativos, lo que hace prácticamente imposible un fuerte rebote alcista en el corto plazo.
Lo que se anticipa para los próximos días es un mercado con alta volatilidad, poco volumen de negocios y tasas en alza.
Hay un traspaso importante de fondos de acciones y bonos a los más seguros plazos fijos que permitieron incrementar los depósitos.

Martín Redrado

Es probable un rebote técnico pero esto no modifica la situación de fondo. Seguirá la volatilidad pero con una clara diferenciación entre mercados desarrollados y emergentes.
Tanto en EE.UU. como en Europa estamos en presencia de una corrección en los precios de los activos de riesgo, mientras que en los mercados emergentes se hacen cada vez más evidentes desajustes estructurales en las economías de algunos de estos países. En los últimos días se ha visto un cambio de tendencia en los países latinoamericanos porque, de la mano de Venezuela y Brasil, se ha generado desconfianza en los inversores internacionales.

Por lo tanto, en los mercados desarrollados continuará esta tendencia correctiva, que se da en un marco de hiperliquidez, baja tasa de interés y equilibrio presupuestario, con lo cual no avizoro crisis depresivas. Mientras que en los emergentes no se tomen las medidas de fondo para resolver desequilibrios estructurales (fiscales, financieros y monetarios), la incertidumbre y la volatilidad serán el común denominador.

José Luis Espert

La recomendación financiera es que inviertan en plazo fijo en dólares. Los inversores están tan lastimados que seguirá el efecto contagio, por lo que no veo que estén dadas las condiciones para que no sea una semana muy volátil.
Mientras que la Reserva Federal (Fed) no baje las tasas de interés es difícil una recuperación sostenida.
Todos los indicadores, riesgo bancario, índices de Bolsa y commodities van hacia abajo. Estamos en una situación en donde el resto del mundo se está incendiando y hay sólo un país fuerte, pero en algún momento va a conspirar en contra de los EE.UU.

La única salida es que el dólar se debilite para que los commodities dejen de caer y se recuperen los mercados bursátiles. Además, Japón necesita limpiar su sistema bancario, Rusia debe hacer un plan tipo BONEX y Brasil con mucha suerte podrá llegar hasta después de las elecciones para hacer un severo ajuste fiscal.
Pero es muy importante que todas estas medidas sean acompañadas por los EE.UU. En el ámbito local es un despropósito que el presidente amenace con sacar por decreto la reforma laboral.
Es verdad que la Argentina no devaluará nominalmente, pero si recibe ataques especulativos la tasa de desempleo volverá a niveles récord históricos.

Porque el ajuste, dada la convertibilidad, tiene que venir por los salarios y bajo las actuales normas laborales los salarios se deberán ajustar en mayor medida para lograr una modificación en la tasa de cambio real que bajo un mercado laboral más flexible. Por último, la reforma tributaria es mala y hace más complejo el sistema impositivo.
El Impuesto a los Activos y la creación del impuesto sobre los intereses de la deuda bancaria de las empresas golpean a los sectores que producen bienes transables, que son el campo y la industria.

Walter Graziano

El viernes pasado el mercado creyó que estábamos en el infierno. En realidad, la Argentina no está ni para el cielo ni para el infierno. Creo que esta semana el mercado va a rebotar en forma importante. No parece muy lógico que Venezuela pague tasas de 30% anual sin estar en default y Rusia de 35% por año en default.
El mercado pasó de creer que ningún país del mundo podría ir al default a que todo el mundo va a ir entero al default. De todas maneras, la culpa de la exageración del susto local, que es mucho mayor que el internacional, es de aquellos que predijeron que estábamos en el Primer Mundo y que la Argentina no tenía ningún problema económico más allá del fiscal y laboral. Nadie puede ser tan ingenuo para creer que esto se resuelve con ajuste fiscal y laboral.

José Siaba Serrate

Va a ser otra semana muy difícil. Si hoy Rusia anuncia un esquema de pago de su deuda aceptable para los inversores, puede que haya dos o tres días de recuperación en la Bolsa argentina. Es muy probable que el gobierno de Yeltsin anuncie una forma de pago que sea conveniente para los acreedores. Como no tiene vencimientos de corto plazo, hasta se puede dar el lujo de mentir y luego no cumplir con lo prometido.

Por eso va a tratar de calmar los ánimos y sacar una refinanciación ventajosa. Pero el panorama para el corto y mediano plazo en la Argentina sigue siendo desalentador.
Por magnitud y por duración en el tiempo, el derrumbe de las acciones argentinas se asemeja al del tequila.
Hasta la situación es relativamente parecida: en aquella oportunidad, el que se declaró en cesación de pagos fue México.

Ahora es Rusia. Para los operadores, este país pasó de princesa a cenicienta en pocos meses. ¿Por qué no puede pasar lo mismo con la Argentina? No significa que la situación económica de uno y otro país sea la misma sino que las decisiones de los inversores muchas veces no son racionales sino impulsivas. Fíjese que hasta principios de año, la calificación de la deuda argentina era muy similar a la rusa… Ahora también los inversores castigan a nuestro país por lo que está ocurriendo en Venezuela, aunque ese país tiene una economía mucho más inestable. Toda excusa parece buena para salir de los mercados emergentes.