Malo: gasto u$s 300 millones de más el gobierno en enero

Entre la pesada herencia de déficit fiscal recibida de la anterior gestión económica, la poca voluntad política para controlar el gasto público que ha existido siempre dentro de la convertibilidad y finalmente, lo arduo que se está tornando cumplir con las metas cuantitativas (fiscales y externas) comprometidas con el FMI, el gobierno ha anunciado un paquete impositivo que no es "neutral" desde el punto de vista recaudatorio, sino que es un verdadero shock impositivo.

Enero, por donde se lo mire, fue un mes malo para las cuentas públicas y para el cumplimiento global de las cifras del reciente acuerdo firmado con el FMI.

Primero, el déficit fiscal de u$s 692 millones fue u$s 283 millones superior al de enero del año pasado; exceso que es casi 4 veces más grande que el aumento de déficit que permite el acuerdo con el FMI para la totalidad del primer trimestre. Segundo, la recaudación de impuestos fue 4.2% inferior a la de enero de 1997 y estuvo 8.9% por debajo del Presupuesto para 1998 y esto último es casi lo mismo que decir que fue 8,9% inferior a la meta fijada con el FMI.
Tercero, el gasto público, aún sin contar los mayores pagos por intereses de la deuda pública y los recursos que reciben las provincias por la coparticipación federal, la garantía de acuerdos provinciales y las leyes especiales – llamado "Gasto Meta FMI" en el cuadro adjunto-, subió 9.1% (u$s 294 millones) respecto del primer mes de 1997.

El Gasto Meta FMI es el gasto que la Nación puede manejar con discrecionalidad (salarios, jubilaciones y transferencias).
Por eso es una meta dentro de los acuerdos con el FMI. Por el contrario, hay otra "parte" del gasto sobre la cual la Nación no tiene ninguna capacidad de maniobra. Esto es así porque el gobierno central no puede decidir, por ejemplo, si le gira a las provincias o no el dinero de la coparticipación federal de impuestos. Lo tiene que hacer y punto. Hay una ley nacional de 1988 (todavía en vigencia), ratificada por todas las legislaturas provinciales, que así lo determina.

El Gasto Meta FMI, es el tipo de gasto público que más aumentó respecto del año pasado (u$s 294 millones). Incluso, lo hizo por un monto mayor al de los intereses de la deuda pública que a veces son puestos como el principal factor de deterioro de las cuentas fiscales (u$s 133 millones). De esta manera, la primera cosa entonces que hay que rechazar de plano, es cualquier explicación sobre el deterioro presente de las cuentas fiscales y el aumento del gasto público que pase, solamente, por la deuda colocada en el pasado y el impacto negativo que hoy tiene el pago de sus intereses: hoy hay verdadero aumento del gasto público en el período corriente.

Los rubros que más suben dentro de esta cuenta "bolsa", son las "Transferencias Corrientes al Sector Privado" por u$s 136 millones y "Resto Transferencias Corrientes y de Capital a Provincias" por u$s 117 millones. Según el Presupuesto de 1998, el primer rubro, es la suma de conceptos tan variados como el subsidio que se les paga a los jubilados con haberes mínimos y que fuera anunciado en plena campaña electoral de 1997, los pagos por asignaciones familiares, el subsidio para los desempleados que ha aumentado de manera importante a pesar de que al mismo tiempo hemos asistido a una recuperación espectacular del nivel de empleo, PAMI, subsidio a los costos de operación de los concesionarios de los FF.CC, autopistas, etc.

El segundo (Resto Transferencias Corrientes y de Capital a Provincias) está compuesto por ítems como el financiamiento de los servicios educativos y hospitalarios que fueron transferidos por la Nación a las Provincias y que éstas todavía hoy encuentran dificultades para solventarlos y el financiamiento de obra pública en las Provincias en escuelas, red vial, etc.

Entonces aquí se dan dos hechos. Uno es que a pesar que está dentro de lo pactado con el FMI, el aumento del gasto discrecional es tan grande y la recaudación viene tan lejos de lo programado con el FMI, que el gobierno ha anunciado un paquete fiscal bastante fuerte en términos de aumento de recaudación o si no, no podrá ejecutar una gran parte el gasto que tenía pensado realizar durante el resto del trimestre (dado que los Salarios+Jubilaciones no han aumentado, casi todo el aumento del gasto FMI viene por las transferencias al sector privado).

El otro, es que los argentinos nos merecemos mucha más claridad de parte del gobierno acerca de en qué se gastaron u$s 294 millones más que el año pasado en un solo mes, más aún cuando nos acercamos a un nuevo paquete fiscal luego que hace 5 años se eliminó el estado empresario que en teoría era la desdicha básica de las cuentas fiscales argentinas y de que ya hoy, desde el lanzamiento de la convertibilidad en abril de 1991, aún sin ajuste de impuestos, la recaudación ha experimentado uno de los aumentos más grandes de la historia contemporánea y en el menor tiempo que se haya visto.

Al respecto, aquellos que equivocadamente piensan que el problema de la evasión fiscal es el problema número uno que hay que resolver en Argentina, no deberían olvidarse que el pago de impuestos, como todo proyecto comunitario, es de a dos como mínimo.

Los privados que bajan su gasto para darle recursos al Estado y éste que se los devuelve bajo la forma de un eficiente gasto público. Esto último, a pesar de le espectacular reforma estructural que se ha llevado a cabo en los últimos 7 años, daría la sensación que está todavía muy lejos de ocurrir.